Actividades de desarrollo físico para la infancia media

La comprensión adecuada del desarrollo de actividad física durante la infancia intermedia comienza con examinar las tareas y retos de este particular período de la vida. Freud describió esta fase como un tiempo de latencia, lo que significa que la energía no sólo se centra en el desarrollo de la psique, sino más bien que un niño puede buscar afuera y comenzar a formar una personalidad basado en la interacción social. El psicólogo del desarrollo Erik Erikson, en su teoría de las etapas de la vida útil, cree que la infancia media es un tiempo cuando los niños se esfuerzan por convertirse en industriosos y exitosos en amistades, y batallan con sentimientos de inferioridad respecto a sus compañeros. Como tal, actividades físicas apropiadas durante esta fase honrarán estas tareas de desarrollo y el nivel de preparación.

Deportes de equipo

Dada la postura de Erikson que una tarea importante de desarrollo en la niñez intermedia es el afán en lugar de la inferioridad, los deportes de equipo pueden ser una gran manera para que un niño entienda mejor el éxito dentro de un grupo. Trabajando juntos como parte de un equipo, un niño aprende que mientras que el afán es a veces individual, puede también lograrse como parte de un todo mayor. Los deportes de equipo como el fútbol o el béisbol también se enfocan en mejorar las habilidades motoras gruesas que comenzaron a desarrollar durante los años preescolares.

Habilidades motoras finas

Las habilidades motoras finas comienzan a ser más refinadas durante la infancia media. Las actividades de juegos de mesa, armar rompecabezas y tocar instrumentos musicales desafían las habilidades motoras finas, mientras que al mismo tiempo tienen en cuenta la necesidad del desarrollo del niño para dominar nuevas tareas. Alentar a los niños a participar en actividades que requieren habilidades motoras finas mejora su destreza así como permite entablar nuevos juegos individuales y grupales.

Juego y la lógica

El juego que requiere de la motricidad gruesa y fina tiene un papel importante en el desarrollo durante la infancia media. Según el psicólogo del desarrollo y teórico Jean Piaget, el juego en esta fase de la vida está relacionado con el desarrollo cognitivo porque los niños están empezando a utilizar la lógica y el razonamiento para alcanzar sus metas. Así, los deportes de equipo desafían las habilidades motoras gruesas de un niño, pero también apropiadamente permiten probar nuevas habilidades de lógica para ganar el juego. Las tareas individuales que implican habilidades motoras finas como aprender a tejer o tocar un instrumento se centran en la destreza con una importancia congruente en la memoria y lo pragmático.

Más galerías de fotos



Escrito por nicolle napier ionascu | Traducido por paulina illanes amenábar