Actividades para desarrollar habilidades de comparación en niños pequeños

Tu niño puede notar que el perro de tu vecino es pequeño y marrón, mientras que tu perro es grande y negro. Las habilidades de comparación ayudan a que tu niño note los detalles relacionados con el tamaño, color, forma y ubicación. Tu hijo disfrutará de actividades simples de comparación como hacer coincidir, clasificar y detectar diferencias desde la niñez temprana y a través de los años de primaria.

Preescolar y Pre-Kindergarten

Los niños pequeños en edad preescolar y posiblemente durante los primeros años de vida, pueden clasificar objetos según categorías simples como el color o el tamaño, de acuerdo con Paul F. Ballantyne, Ph.D., profesor de psicología en la York University. Dile a tu hijo: "señala formas verdes" o "pon el dedo en las figuras grandes de este grupo". Los objetos familiares son más fácil para que un niño de esta edad los compare y contraste, según Ballantyne, por lo que podrías decir: "señala los perros en esta página "o "muéstrame cuáles formas son bolas". Alternativamente, selecciona un objeto en una historia que estés leyendo con el niño y dile que describa al objeto en relación a cómo se compara con otros objetos de la página .

Kindergarten y primer grado

Cuando tu hijo pueda contar, puedes hacer que compare el número de lados de los objetos geométricos o el número de objetos en un grupo. Pídele que compare el número de bolas con el número de bloques o el número de cuadrados con el número de triángulos. Pregúntale: "¿cuántos triángulos rojos hay?" o "¿cuántos perros grandes de color marrón ves?", de manera que compare más de un atributo de los objetos. Coloca tazas de medir o apila vasos en la mesa y dile: "coloca estos objetos desde el más pequeño hasta el más grande" u "ordena las tazas de manera que queden todas las tazas rojas juntas y todas las azules en el otro grupo".

Encuentra la diferencia

Los niños de primaria pueden disfrutar de encontrar las diferencias entre dos imágenes. Los más jóvenes necesitan pistas más obvias, como un objeto que se encuentra en una imagen pero no en otro, o el color de un objeto que es muy diferente. A medida que el niño desarrolla procesos de pensamiento más concretos y lógicos, podrá notar que la roca tiene una sombra en un cuadro o que las tiras de la carreta están solo en una imagen. Este tipo de actividades funcionan bien porque parece como un juego más que una lección.

Comparación sensorial

Los estudiantes jóvenes de primaria podrían tener la paciencia y la concentración necesaria para comparar y contrastar los sonidos auditivos tales como la diferencia entre una flauta y un oboe, o para detectar cambios en la historia cuando la lees por segunda vez. Pídele al niño que cierre los ojos mientras que tocas el sonido o cuentas la historia para reducir el número de distracciones en el ambiente del niño. Reproduce sonidos diferentes y dile que identifique los que son familiares como el ladrido de un perro, un auto que pasa o el sonido de la bocina de una bicicleta. Alternativamente, puede comparar sabores dulces y salados o dulces y agrios.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por mary gomez