Actividades para conocerse mejor en la iglesia

Las iglesias crecen cuando motivan a las visitas a regresar, cuando emplean programas de experiencia, por los servicios de alabanza o actividades de los grupos pequeños. Cuando las visitas asisten a actividades de la iglesia como por ejemplo noche de familia, alguna fiesta de la iglesia, programa de mujeres y hombres o estudios bíblicos puedes hacerlos sentir bienvenidos, así como conocer de sus necesidades e intereses por medio de actividades de “conociéndose mejor”.

Actividades de recreación en la iglesia

Si un visitante asiste a juegos de noche en familia, a mirar una película o a otra actividad que tenga un foco multigeneracional, el puede experimentar "familiarizarse", actividades diseñadas para introducir a la gente en el grupo. Para tales actividades se pueden hacer las siguientes actividades, los que asisten deben dividirse en parejas para preguntar así el nombre del compañero, estado social, personajes favoritos de la Biblia, mascotas y otra información personal. Después de cinco minutos, uno del grupo debe presentar a su compañero, es decir a todos los presentes en la actividad. Esto ayuda a la visita a saber más de las demás personas. También puedes hacer estas preguntas a la visita y luego presentarla a los presentes en grupos más pequeños, como al de aquellos jugando algún juego que a la visita le guste, con una edad similar o de su mismo estado social.

Fiestas en la iglesia

Las fiestas de la iglesia en verano y cerca de Halloween permiten a muchas iglesias atraer visitantes al lugar. Las visitas pueden hablar con los miembros, participar en las actividades de la fiesta y disfrutar de comidas con los miembros. Puedes ofrecerte de voluntario para identificar visitas. Debes presentarte a ti mismo a cualquiera que no sea familiar. Puedes acompañar a la visita por el lugar, hacerle preguntas y presentar a la visita a otros miembros de la iglesia con los que comparta intereses similares. Invita a la visita a que regrese el domingo para la escuela dominical o el servicio, ofrécete a guardarle un lugar para que al llegar vea una cara conocida. Si la visita quiere darte información personal como su teléfono, llámala dentro de unos días con las invitaciones para asistir a diversas actividades y conocer a más miembros.

Venta en la iglesia

Una venta en la iglesia atrae visitas y además hace dinero para proyectos de la iglesia. Cuando una persona que no es de la iglesia se acerca puedes invitarla a conversar. Ten a mano folletos de la iglesia o comparte una taza de té y alguna galleta para hacer sentir a la visita bienvenida. Puedes preguntar por información personal para contactar a la visita si ella muestra interés en las actividades de la iglesia. Un grupo de visitas de la iglesia podría visitarla a los pocos días para extender una invitación personal a la iglesia, responde cualquier pregunta que la persona pueda tener con respecto a la iglesia, así también puedes descubrir los intereses de la persona para darle información con respecto a programas específicos que puedan ser de su interés. A los pocos días se le debe ofrecer invitaciones para asistir a las actividades para que pueda conocer a otros miembros de la iglesia.

Servicio de adoración

Cada vez que la iglesia ofrece un servicio de alabanzas es una excelente oportunidad para dar la bienvenida a alguien nuevo. Las iglesias por lo general tienen personas que dan la bienvenida y que buscan por visitas nuevas, ayudan a las familias con niños a buscar lugar en la escuela dominical, guían en el templo y averiguan sobre los visitantes. Tú puedes convertirte en parte de este ministerio vital. Durante el servicio, las iglesias tienden a dedicar cinco minutos para animar a los miembros de la iglesia a buscar personas nuevas para saludar. Si este es el caso, busca a aquellos que no sean familiares. Algunas iglesias dan moños o calcomanías para poner el nombre de los visitantes y asegurar así que algunos miembros más se den cuentan de la visita y la saluden. Invita a las visitas a pasar unos minutos por el hall de camaradería para comer alguna galletita, una taza de café y una breve charla si es que tu iglesia tiene un buffet para visitantes. Las visitas de estas iglesias cálidas dejan el lugar sintiéndose bienvenidas, ya que han conocido otros miembros, tienen una invitación para volver y tomar parte en las actividades de la iglesia.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por liz mancilla