Actividades con cheerios para tu hijo pequeño

Los niños pequeños, de entre 12 a 18 meses de edad, están aprendiendo sobre el mundo a un ritmo alarmante. A pesar de que no tienen un gran vocabulario, sus cerebros funcionan a un ritmo mayor. Ellos son capaces de captar los conceptos antes de poder vocalizar su comprensión. El cereal Cheerios es una vía segura para enseñarles y hacer juegos ya que son seguros para que los niños los coman y son lo suficientemente pequeños para que los agarren.

Pulsera para contar

Consigue una caja de Cheerios y un poco de estambre para el niño. Corta una tira de 3 a 5 pulgadas de hilo y ata un nudo en un extremo. Coloca 10 Cheerios en la mesa e invita al niño a que vaya contigo. Sostén el hilo y toma los Cheerios uno a la vez y cuéntalos en voz alta a medida que los agarras. Usa una voz de entusiasmo mientras cuentas: "Uno, un Cheerio Yay". Después de contar cada Cheerio, pásalo por el hilo. Ya que los niños pequeños tienen poca capacidad para poner atención, puede que tengas que realizar algunas sesiones de conteo antes de terminar con los 10 Cheerios. Cuando todos estén en el hilo, dáselo al niño como una pulsera. Esta actividad lo introduce al conteo y a los números, mientras él está empezando a comprender palabras y conceptos como los números. Dale un poco de Cheerios como un regalo para ayudarle a desarrollar las habilidades motoras finas.

Arte con Cheerios

Ya que Cheerios ahora está haciendo Fruity Cheerios, tienes la oportunidad de hablar acerca de los colores con tu hijo. Si el niño se come los Cheerios, aún así todavía está recibiendo una merienda saludable. Separa los Cheerios en colores. Dibuja un patrón en un pedazo de papel, como un simple círculo o un cuadrado. Consigue un poco de pegamento no tóxico escolar y háblale a tu hijo para que vaya. Dile, "¡Mira! Un cuadrado!" Luego coloca el pegamento por todo el papel. Dale al niño pequeño un Cheerio de color y dile: "¡Mira! ¡Estos son rojos!" Dale los otros colores y luego enséñale cómo se pegan los Cheerios en el papel. A medida que el niño crea su obra de arte, hazle comentarios como, "¡Oh, elegiste azul!" o "¡Tienes amarillo allí!". Esto lo introduce a las formas y colores como un concepto y ayuda al proceso cognitivo de tu hijo.

Recetas con cheerios

Deja que tu pequeño te ayude en la cocina, a ellos les gusta explorar y tratar de ayudar de muchas maneras. Estos ricos dulces son un buen acompañamiento para algunos alimentos, así que deja que tu hijo les añada un poco de yogur. Diviértanse un poco, dale Cheerios a tu hijo y luego enséñale cómo lanzarlos al plato de yogur. Que sea un juego que puedan hacer juntos. Los Cheerios triturados también saben sabrosos en algunas recetas, así que deja que tu pequeño hijo triture una bolsa de papel llena de Cheerios. Agrega un poco de mantequilla a una sartén cuando él haya terminado cubre un plato para gratinar. Los niños pequeños se divierten utilizando sus habilidades motoras gruesas y tu puedes hacer un juego divertido con tu pequeño.

Comedero para pájaros

Este proyecto es similar al de la pulsera pero en este el niño pequeño puede tener un papel más activo en la creación del comedero para pájaros. Consigue un limpiapipas y algunos Cheerios. Haz un nudo en un extremo del limpiapipas. Ya que el niño es pequeño no va a ser capaz de encadenar todos los Cheerios debes mostrarle cómo se hace y ayudarle guiándolo mano a mano. Podrías contar en voz alta si lo deseas o utilizar Cheerios Fruity para hablar de los colores. Llena dos tercios del limpiapipas y luego sal afuera con tu hijo. Coloquen el comedero para pájaros en una rama baja que esté al nivel del niño, si es posible, en un árbol que se pueda observar a través de una ventana.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca mayglothling | Traducido por yarzeth ayala