Actividades de canto para niños

Los niños se sienten atraídos por el sonido de la música. Cantar es una manera hermosa de expresar la creatividad y profundizar la apreciación de la música. También es una herramienta eficaz que se utiliza para mejorar el desarrollo del lenguaje, las habilidades de conciencia de sonido y de comunicación. Enséñale a tu niño actividades divertidas que nutran sus habilidades vocales, como la respiración, la afinación, el control del volumen, la articulación y las vocales.

La respiración

No se podría cantar con belleza si no se tiene una respiración correcta, por lo tanto hacer ejercicios de respiración es importante para cantar. La mayoría de las personas creen que alzando sus hombros e inflando su pecho se respira correctamente, pero no es así. Respirar correctamente viene desde el diafragma, el músculo en la parte inferior de la caja torácica. Dile a tu niño que debe hacer como un patito de goma tomando una buena cantidad de aire por su nariz y botándola por su boca. Esto automáticamente le mostrará cómo usar correctamente los músculos mientras respira. Cuando logre esta habilidad vuélvela divertida haciendo que imite al patito de goma.

La afinación

Las notas se agrupan para componer una canción. Éstas son acompañadas por palabras para ser interpretadas por un cantante. Los niños pequeños generalmente luchan para tener una buena afinación, pero esta actividad les ayudará a desarrollar esta habilidad. Explícale a tu hijo que vas a entonar una nota y que te gustaría que él la hiciera contigo. Escoge una nota y canta la sílaba “ah”. Sostenla y anímalo para que se una a ti en cualquier momento. Detente y trata de nuevo con una nota diferente. Varía las notas haciéndolas agudas y luego graves o en una altura cercana a la nota anterior.

Las dinámicas

En música, la palabra “dinámicas” describe qué tan fuerte o suave suena la música. Escoge una canción como por ejemplo “Estrellita ¿dónde estás?” y cántala fuerte para demostrarle a tu niño que un volumen alto en la música se describe con la palabra “forte”. Repite la misma canción cantándola con un volumen bajo y explica que a un volumen suave se le llama “piano”. Ten varias canciones escritas en papel y pídele al niño que escoja una de ellas. Cualquiera que él escoja indícale una dinámica para que la cante. Esta es una buena actividad para hacer mientras conduces el automóvil, juegan en el patio o incluso en la bañera.

La dicción

La dicción indica qué tan claro articulas las palabras mientras estás cantando. Escoge una nota y canta las palabras con tu niño manteniendo la misma nota: “la dicción se hace con la punta de la lengua y con los dientes”. Comienza con una velocidad lenta, asegurándote de pronunciar cada palabra correctamente. La siguiente vez que la cantes, varía la nota y lentamente aumenta la velocidad. La clave es cerciorarse de que las palabras se entiendan con claridad a medida que aumentas la velocidad.

Las vocales

Las vocales son las que ayudan a producir las notas al cantar, así que debes asegurarte de que suenen lo más claro posible. También es una excelente forma de introducir las vocales del alfabeto a tu hijo: A, E, I, O, U. Parecido a los ejercicios anteriores, escoge una nota y comienza cantando con la vocal A. Sin tomar aire de nuevo, cambia con sutileza la letra A por la letra E, la E por la I, la I por la O y la O por la U. Varía el ejercicio haciéndolo en diferentes alturas o canta las vocales de atrás hacia delante.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley k. alaimo | Traducido por pattricia patino