Actividades para bebés prematuros

Si eres el padre de un bebé prematuro, no estás solo. Entre el 11 y el 13 por ciento de los embarazos en Estados Unidos terminan con un parto prematuro, según American Academy of Pediatrics. Un bebé nacido antes de las 37 semanas de gestación son considerados prematuros. Cerca del 60 por ciento de gemelos nacen prematuramente. Aunque los niños prematuros alcanzan el objetivo a diferentes edades que las de sus compañeros a largo plazo, los padres concienciados pueden ayudar al desarrollo con una serie de actividades.

Ajuste de edad

Tu bebé prematuro tiene dos cumpleaños (el día en que nació y su fecha original). Cuando comiences las actividades con tu bebé prematuro, considera su edad correcta. Considera el número de semanas desde que nació y quita el número de semanas que fue prematuro. Si nació a las 28 semanas, fue prematuro 12 semanas. Si ahora tiene 24 semanas, su edad correcta es de 12 semanas. Puedes esperar que esté a un nivel de desarrollo similar al de un bebé de 3 meses. A la edad de 2 o 2 años y medio, la mayoría de los prematuros han alcanzado a sus compañeros.

En el hospital

Los bebés prematuros a veces tardan semanas o meses en salir de la unidad neonatal de cuidado intensivo. Mientras que tu bebé está en el hospital, deberías tener la oportunidad de interactuar para crear un vínculo con tu pequeño. Consulta al personal del hospital sobre formas en las que puedas cuidar de tu bebé. La American Pregnancy Association sugiere tocar a tu bebé con cierta regularidad, con un toque suave o gestos suaves. Habla a tu bebé en voz baja, léele y cántale suavemente. Tu voz puede resultarle confortante. Cambia el pañal a tu bebé y participa en su primer baño.

Cuidado de canguro

Una vez que lleves el bebé a casa, deberías planear una vida silenciosa durante varias semanas. El sistema inmune de tu hijo está en un temprano desarrollo, haciéndole más susceptible a infecciones. Controla las salidas al exterior excepto para ver al doctor, sobretodo en invierno. Usa estas semanas en casa para proporcionarle a tu hijo un contacto piel con piel diario, también llamado cuidado de canguro. El personal de enfermería en su guardería puede ayudarte. Asegúrate de que la habitación está cálida y viste a tu hijo prematuro solo en el pañal. Pon al bebé en tu pecho, girando su cabeza de forma que su oreja esté en tu corazón. KidsHealth destaca que este tipo de cuidado incrementa el vínculo con tu hijo, mejora la alimentación de pecho y la salud de tu hijo.

Alterar tu entorno

Debido a que su sistema neurológico no ha madurado totalmente, los bebés prematuros se sobreestimulan fácilmente. Es posible que te hayas dado cuenta de que aleja los ojos o intenta dormir para bloquear el estímulo. Es posible que estire su lengua, que bostece, arquee su espalda, se asuste, se alborote y llore. Si les estás cantando o meciéndole y le encuentras agitado, evalúa el estímulo en el entorno. A lo mejor le gusta la radio o a lo mejor no. Quizás le guste una luz suave en vez de brillantes. Evalúa si le gustan sus juguetes o los encuentra demasiado complejos. En 2 meses, es posible que le guste seguir el movimiento de un móvil o una cortina que se mueve con suavidad. En 4 meses de edad ajustada, es posible que levante los brazos durante la tummy time (tiempo de juego boca abajo); proporciónale algunos objetos pequeños y seguros que pueda alcanzar.

Más galerías de fotos



Escrito por joann macdonald | Traducido por susana lópez millot