Actividades de bandeja de panecillos para niños

Mantener a los niños entretenidos durante todo el día requiere un pensamiento muy creativo. Si no lograr pensar en actividades divertidas y educativas para mantener a raya el aburrimiento, no busques más lejos que en tu alacena. Las latas de panecillos proporcionan actividades de recreo sin fin para tu hijo, ninguna de las cuales se requieren hornear de verdad. Las actividades que promueven el juego independiente, tales como aquellas que involucran bandejas de panecillos, pueden mantenerlos felizmente ocupados durante horas.

Sortear y contar

Los compartimentos pequeños en las latas de panecillos proporcionan la oportunidad perfecta para que tu hijo ordene juguetes, botones o cualquier objeto interesante que recoja. Idea maneras diferentes para ordenarlas. Intenta ordenar por color, tamaño o forma. Alternativamente, puedes utilizar las latas para contar los elementos. Cuenta cinco botones para colocar en la primera sección, cinco en la siguiente y así sucesivamente.

Plantar un jardín

Llena las copas de una vieja lata de panecillos con tierra de maceta. Después de que tu hijo plante una o dos semillas en cada espacio agrega el agua por encima. Pon la bandeja en una ventana que recibirá mucha luz solar. Asegúrate de regar las plantas cada día y usar esto como una oportunidad para hablar con tu hijo sobre el crecimiento de las plantas. Para agregar un poco más de emoción al proyecto, planta un tipo diferente de semillas en cada taza. Tu hijo se deleitará viendo las diferencias entre las plantas a medida que crecen.

Organizar mostacillas

Una lata de panecillos es una bandeja de almacenamiento perfecta para diferentes mostacillas de colores mientras trabajabas en un proyecto de abalorios. Haz que tu hijo llene los contenedores con diferentes mostacillas. Deja una sección para los materiales, como lana, limpiadores de pipas y sujetadores. Ordena previamente y organizar las cuentas antes de comenzar el proyecto y permite que su creatividad tome vuelo.

Hacer crayones

Los niños rompen sus crayones todo el tiempo. No tires los pedazos rotos. Ayuda a tu hijo a crear sus propios crayones gruesos usando una bandeja de panecillos. Engrasa las latas con aerosol de cocina para llenar las secciones con trozos de crayón. Puedes agrupar lápices del mismo color o mezclar y combinarlos para obtener un efecto arco iris. Hornea durante unos siete minutos a 350 grados. Los crayones de cera salen robustos y perfectos para pequeñas manos.

Servir bocadillos saludables

Cuando se intenta enseñar a tus hijos a comer alimentos saludables, la creatividad es la clave. Para los niños, todo está en la presentación. Coloca pequeñas cantidades de alimentos saludables, como frutas, verduras o ensalada de pollo en las secciones separadas. Tienta a tu hijo a probar un bocado de cada sección.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca desfosse | Traducido por paulina illanes amenábar