Actividades para ayudar a los niños propensos a los accidentes

Si tu hijo pasa más tiempo en la sala de emergencias que en el parque, puedes introducir actividades para ayudarle a tu hijo a desarrollar habilidades que necesite para volverse más alerta de sus alrededores y poder navegar por ese espacio con seguridad. Con planeamiento y paciencia, tu hijo estará caminando alrededor de mesas, sosteniéndose de los pasamanos y deteniéndose por completo antes de toparse con la pared.

Seguridad en casa

Juega un juego de identificación en la casa para encontrar los peligros potenciales. Esta actividad le ayuda a tu hijo a volverse más consciente de su ambiente reduciendo el riesgo de accidentes. Convierte la actividad en un arte haciendo un collage. Divide una hoja de cartulina en el número de habitaciones en la casa y toma fotos de loa peligros en cada habitación o encuentra fotos similares en revistas para agregar al collage. También puedes jugar un juego de "Peligros en casa" con una lista de artículos peligrosos alrededor de la casa. Ponle nombre al artículo y ve si tu hijo puede pensar en qué accidentes pueden suceder para alentarlo a estar más alerta de los peligros.

Seguridad en el exterior

Utiliza los juegos de imaginación para ayudarle a tu hijo a estar seguro con un juego de "Tour del vecindario". Salgan a caminar y pide a tu hijo que te platique todo sobre el área, qué ofrece el área que sea divertido y de qué cosas debes alejarte porque no son seguras. Enséñale las cosas que no haya mencionado al final del tour. Organiza una pista de obstáculos en el jardín para ayudarle a desarrollar sus habilidades motrices gruesas. Elabora la pista con elementos de seguridad agregando cojines al final de un tobogán, cascos de seguridad para bicicleta o triciclo y tapetes de hule para las maromas. Como actividad adicional durante la pista de obstáculos, pide a tu hijo que identifique los peligros potenciales de los cuales le has protegido en cada estación.

Tiempo de seguridad para la transición

Cuando algo excitante se aproxima, los niños se vuelven inquietos y brincan de emoción cuando ya viene el pastel de cumpleaños o corren a la puerta cuando llega un amigo. Durante este tiempo, los niños ponen menos atención a sus alrededores y son más propensos a tropezarse con sus juguetes, caer de las escaleras o toparse con tu jarrón de vidrio favorito. Para ayudarle a tu hijo a mantenerse enfocado durante estos momentos de excitación, establece una rutina de tiempo de transición. Comienza la rutina por lo menos cinco minutos antes de la siguiente actividad. Por ejemplo, dile a tu hijo cinco minutos antes de que un amigo llegue o antes de estar listo para servir el postre. Planea una actividad para el niño por esos cinco minutos, como recoger juguetes o colorear en la mesa. Esto le da a tu hijo tiempo para procesar mentalmente el siguiente evento mientras se mantiene físicamente distraído en su tarea.

Actividades extracurriculares

Inscribe a tu hijo en actividades extracurriculares para ayudarle a desarrollar sus habilidades motrices finas y gruesas y que aprenda a prepararse y calmarse mentalmente. Las actividades útiles para lo niños propensos a los accidentes incluyen las artes marciales, yoga, tocar la batería, ballet, y actividades artísticas como escultura y pintura. El desarrollo de ambas habilidades motrices ayuda a que los niños estén más conscientes de si mismos en relación a su ambiente y a controlar sus propios movimientos más efectivamente. La calma mental que pueden proporcionar algunas actividades extracurriculares le ayuda a tu hijo a controlar las respuestas de sobre excitación que pueden terminar en un accidente.

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por glen boyd