Actividades que ayudan a los niños a desarrollar habilidades de pensamiento abstracto

Piensa en las demandas de tu hijo cuando pide "más" durante la cena o en sus afirmaciones de "mío" cuando le pides que comparta, como indicios positivos de que está desarrollando habilidades de pensamiento abstracto. Al pasar de los alimentos o juguetes concretos a los conceptos abstractos de "más" y "mío", tu hijo está utilizando habilidades de pensamiento abstracto que le servirán durante toda su vida. Tu trabajo consiste en fomentar aún más esa conceptualización.

Modelado del pensamiento abstracto

Hablar en voz alta es una manera importante de ayudar a tus hijos a desarrollar habilidades de pensamiento abstracto. De acuerdo con un artículo de investigación de 2006 para la Brain Injury Association of New York State (Asociación del Estado de Nueva York para las lesiones cerebrales), una amplia evidencia muestra que expresar tu propio proceso para la resolución de problemas ayuda a los niños a aprender a pensar de manera más abstracta. Por ejemplo, cuando tu hijo que empieza a caminar deja caer un plato de espagueti en el suelo, trabaja a través de un escenario de resolución de problemas en voz alta: "Si dejo ese lío en el suelo, alguien podría caer y lastimarse. Además, los gérmenes pueden crecer, contaminando nuestro aire. Puedo levantarlo con mis manos, pero si uso una toalla de papel mis manos no se ensuciarán tanto".

Resumen de lenguaje y matemáticas

Cuando utilizas palabras abstractas como "más" y "menos " y conceptos abstractos como agrupar y ordenar, tu hijo naturalmente absorberá las lecciones sobre las abstracciones. Por ejemplo, habla sobre cómo ordenar todos los utensilios con puntas afiladas en una sección del cajón de tu cocina y aquellos con curvas en otra sección. O haz un juego de recoger los juguetes recogiendo primero los juguetes azules y luego cambia a otro concepto para clasificar los juguetes con caras o los juguetes que se pueden usar para lanzar.

Lectura y juego dramático

Al pretender conducir un autobús, cuidar un bebé o lavar un coche imaginario, el niño usa el lenguaje y el movimiento para hacer malabares con abstracciones y la realidad. Fomenta el juego dramático con una caja de trajes y accesorios, lee libros con tu hijo todos los días, especula sobre diferentes finales para los libros o programas de televisión y enseña a tu hijo cómo jugar charadas con imágenes recortadas de una revista con personas realizando diferentes actividades.

Planificar y reflexionar

Aunque no seas capaz de confiar en tus hijos pequeños para planear las actividades de unas vacaciones de verano con cuatro meses de anticipación, pueden pensar en lo que necesitan hacer para la escuela el día siguiente o en lo que deben hacer el sábado por la mañana después de desayunar. Hacer de este tipo de planificación una parte regular de su día enseña a tu hijo habilidades de pensamiento y razonamiento. Pasa tiempo para escuchar los planes de tu hijo, hacerle preguntas y fomentar el proceso. Del mismo modo, hazle preguntas y fomenta la conversación después de las actividades. Utiliza preguntas abiertas que comiencen con "cómo" o "por qué" en lugar de preguntas que puedan ser contestadas con un simple "sí" o "no".

Más galerías de fotos



Escrito por susan lundman | Traducido por tere colín