Actividades de aviación para niños

Los aviones y otros objetos que vuelan han sido por siempre la fascinación de los niños. Aún los más pequeños los identifican y señalan con el dedo cuando los ven en el cielo. Si tienes un niño que ama la idea de volar ya sea que vuelen aviones o animales, anima su curiosidad involucrándolos en actividades temáticas de vuelo que no solo lo divertirán sino que también lo educarán.

Introducción a la aviación

Habla con tu niño acerca de los objetos que vuelan; incluye aviones, animales, barriletes y globos de aire caliente, dale a tu niño algunas revistas y un poster en blanco para que pueda hacer un collage de las cosas que vuelan. Para niños más grandes piensa en actividades que le enseñen acerca de las cuatro fuerzas de volar: arrastrar, levantar, empujar y pesar. Para mostrarle lo que es empujar, puedes pegar un pedazo largo de papel de envolver contra la pared, más alto de lo que tu niño pueda alcanzar. Pon la mano del niño en pintura lavable y haz que salte tan alto como pueda como para alcanzar el papel envoltorio. Demuéstrale que mientras más esfuerzo ponga en saltar, mientras más alto es más probable que alcance el papel. Para mostrarle lo que es arrastrar, puedes hacer que tu niño corra a otro niño; uno en un abrigo abultado y el otro en remera, así le demostrarás que el abrigo causa más arrastre y enlentece al niño tirándolo para abajo.

Libros de aviación

Los libros educacionales para niños son excelentes para ayudarlos a entender porque vuelan las cosas. Para los niños más pequeños un libro para tener en cuenta es el de “First Flight: The Storyof Tom Tate and the Wright Brothers” (El primer vuelo: La historia de Tom Tate y los hermanos Wright) escrito por George Shea, en el cual se cuenta la historia de un niño pequeño que ayuda a los hermanos Brothers. Otro libro para tener en cuenta es “The Magic School Bus Taking Flight” (El colectivo mágico levantando vuelo) escrito por Joanna Cole en el que relata la historia del colectivo escolar mágico de la Sra. Frizzle que se transforma en avión. Los niños más grandes pueden disfrutar de “Fantastic Flights: One Hundred Years of Flying on the Edge” (Viajes fantásticos: Cien años de volar sobre el límite) escrito por Patrick O´Brien en el cual habla de la historia de la aviación, otro libro es el de “Big Book of Airplanes” (El gran libro de los aviones), de publicaciones DK, el cual incluye fotos y hechos de los aviones más inusuales jamás hechos.

Viajes temáticos

Haz un viaje temático de aviación con tu niño, si está interesado en los animales que vuelan, llévalo a un zoológico o una reserva natural. El zoológico Hogle (hoglezoo.org) en la ciudad de Salt Lake en Utah, verán las características de las aves diurnas que se ven durante el verano como halcones, águilas que vuelan sobre la audiencia. El Air & Space Museum (airandspace.si.edu) en la ciudad de Washington D.C, es un paseo obligatorio para los niños interesados en aviones y viajes al espacio. Muchas de las exhibiciones son interactivas y los niños pueden aprender de los principios de aviación, sentarse en los aviones y participar en una gran variedad de programas de aviación. Otra idea es la de llevar a tu niño cerca de algún aeropuerto y mirar los despegues. Los aeropuertos de municipios pequeños dan programas como el de “Young Eagles” (Águilas pequeñas) del aeropuerto Big Bear (bigbearcityairport.com) en la ciudad de Big Bear City en California.

Actividades de aviación al aire libre

Lleva tu niño al parque en un día medianamente ventoso para una tarde de remontar barriletes. Lleva diferentes tipos de barriletes contigo, como el de forma de diamante, cuadrado y triangulo para ver cuál de ellos vuela mejor. El desempeño va a depender en la fuerza del viento. Puedes ayudar a tu niño a hacer aviones de papel en varios tamaños y de diferentes papeles para comparar que modelo vuela más lejos y por más tiempo. Los niños preescolares pueden disfrutar de decorar alas de hada o la capa de un súper héroe para que puedan correr con ellas pretendiendo volar.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por liz mancilla