Actividades de articulación para niños

La formación de palabras y su pronunciación verbal se llama articulación. Debido a que algunos sonidos son más fáciles de pronunciar que otros, los niños suelen aprenderlos en un orden coherente, y la mayoría de los niños adquiere todos los sonidos necesarios para el idioma inglés a la edad de 8 años, de acuerdo con Serena Wunderlich, logopeda y maestra en Deaf/Hard of Hearing en New Paltz Central School District. Los padres pueden adoptar algunas técnicas comunes de terapia del habla en casa para ayudar a sus hijos a adquirir mejores habilidades de articulación.

Actividades motoras orales

A veces los niños tienen problemas con los músculos de la cara, la boca o la lengua , que son necesarios para crear sonidos. Enseña a tu niño a presionar su cepillo de dientes y a levantarlo fuera de sus labios, el interior de las mejillas y varios lugares en su lengua, para estimular los sentidos del niño. Píde a tu hijo que los cierre fuerte y relaje o frunza los labios y sonría, para practicar ejercicios labiales. Pide a tu hijo que diga “lalala” lo más rápido que pueda, seguido de “kakaka” y “kalakalakala”. Gradualmente debería mejorar su habla con este ejercicio. Todos estos fortalecen los músculos necesarios para el habla.

Practicando sonidos

Cuando los niños tienen dificultades con la articulación, por lo general esta se centra en unos pocos sonidos objetivo. Por ejemplo, la “S” a menudo es un sonido complicado para muchos niños. Primero, practica el sonido objetivo, pide a tu hijo que haga un sonido de “sssss” como las serpientes, por una semana. La semana siguiente, enfoca el sonido objetivo en una posición en varias palabras; practica el sonido de la “S” al inicio de las palabras. La semana siguiente, practícala en el medio de las palabras, seguido de un sonido al final durante otra semana. Haz que tu hijo use el sonido en una conversación normal; si tu hijo pronuncia mal una palabra, corrígelo y haz que repita la palabra.

Pares mínimos

En inglés, "cana" y "gana" son pares mínimos, como lo son “peso” y “piso”. Los pares mínimos son pares de palabras que difieren en un solo sonido, el cual puede ser una consonante o una vocal. Los terapeutas del habla a menudo mostrarán a los niños una figura de cada palabra con su deletreo explicado abajo. Los niños deberían practicar pronunciando cada palabra y la representación visual ayuda a los niños a darse cuenta de que las palabras deberían sonar diferente porque están expresando dos cosas distintas. Puedes hacer tus propias tarjetas con pares mínimos o usar una aplicación de telefonía móvil; el formato en forma de juego podría atraer a tu niño.

Lectura

Aprovecha el amor por la lectura de tu hijo para ayudarlo con las habilidades de articulación. Lean juntos su libro favorito, si tu hijo tiene la edad suficiente para leer por sí mismo, déjalo que lea él mismo. Haz una lista de palabras complicadas para tu hijo y agrúpalas por sonidos objetivos: probablemente notarás que tu hijo tiene dificultades con sonidos similares. Repasa estas palabras con tu hijo y hazle preguntas acerca de la historia; instruye a tu hijo a usar las palabras objetivo en sus respuestas.

Juegos de articulación

Las actividades de articulación en forma de juegos hacen que la práctica sea motivadora para los niños. Considera usar un sistema de recompensas, de modo que tu hijo gane fichas por cada palabra bien pronunciada. Coloca las tarjetas con las palabras objetivo en ellas, en una bolsa, y deja que tu hijo las tome, una a la vez, y pronunciar la palabra. Coloca las tarjetas en pinzas para ropa y alinéalas; pide a tu hijo que ruede una bola para derribar las pinzas y nombrar cada palabra derribada. Coloca palabras en un juego de rayuela y haz que tu hijo pronuncie las palabras que acierta.

Más galerías de fotos



Escrito por cara batema | Traducido por gloria soto