Actividades de aprendizaje para niños con síndrome de Down

Hay muchas actividades de aprendizaje para ayudar a los niños con síndrome de Down. Los niños especiales se beneficiarán de la práctica diaria con un adulto que le ayude a desarrollar las habilidades del lenguaje y de comunicación. Independientemente de las habilidades particulares de cada niño, hay actividades que se adaptan a sus necesidades que lo ayudarán a alcanzar su potencial individual.

Conciencia del cuerpo


Las actividades que fomentan la conciencia corporal ayudan en el desarrollo de los niños con síndrome de Down.

Para los niños con síndrome de Down, las actividades que los ayuden a tener más conciencia de su cuerpo y de sus movimientos les serán beneficiosas para su crecimiento cognitivo. Los padres pueden manipular los brazos y las piernas realizando movimientos verticales y horizontales. A medida que crecen, los niños los podrán realizar por su cuenta. También puede hacerse como una actividad de espejo: el adulto toca su cabeza y luego el niño toca su cabeza. El adulto coloca ambas manos arriba y luego el niño lo copia. Enseñarle a un niño que mueva su cuerpo al mismo tiempo que mueves el tuyo le ayudará a aprender cómo hacerlo de forma independiente.

Habilidades motoras finas


Muchas de las actividades manuales ayudan a que los niños con síndrome de Down desarrollen su motricidad fina.

Un niño con síndrome de Down se beneficiará de hacer diariamente actividades de habilidades motoras finas para fortalecer los músculos de sus dedos y de las manos. Con arcilla o plastilina los niños pueden usar moldes de galletas para hacer diferentes objetos. Otra manera de desarrollar la motricidad fina es practicar cortando diferentes tipos de papel. Por supuesto debes usar tijeras con punta roma. Los niños pueden practicar cortando papel de construcción, papel de seda o una portada de una revista.

Habilidades motoras gruesas


Los bolos y los sacos de semillas ayudan a desarrollar las habilidades motrices gruesas en los niños.

Jugar con sacos de semillas ayuda a los niños con síndrome de Down a desarrollar sus habilidades motoras gruesas de afinar su puntería. Coloca cinco o seis aros en el suelo. El niño apunta y lanza los pequeños sacos de semillas para que caigan en el centro del aro. Una variación de esta actividad es que el adulto sostenga el aro mientras el niño lanza los sacos de semilla para que pasen a través de éste. Otra actividad de habilidad motora gruesa es jugar a los bolos. Esto se puede hacer utilizando botellas plásticas vacías y con pelotas de diferentes tamaños que el niño lanza para derribar las botellas.

Ritmo y movimiento


Las actividades de ritmo y movimiento estimulan el aprendizaje.

Las actividades que emplean ritmo y movimiento estimulan el lenguaje y el desarrollo del habla, y también ayudan con los problemas de atención que tienen los niños con síndrome de Down. Cuando suena la música los niños pueden aplaudir o percutir un tambor para ir con el ritmo musical. Los niños también pueden mostrar sus movimientos de baile mientras escuchan sus canciones favoritas. Los niños pueden bailar con la música o seguir instrucciones para tratar diferentes movimientos con la canción que está sonando.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberlee broaddus | Traducido por pattricia patino