Actividades de agradecimiento para niños

Hay muchas cualidades de carácter importantes que los padres quieren inculcar en sus hijos, sobre todo durante los primeros años de formación. Una de estas cualidades es la gratitud. Los niños que aprenden a ser agradecidos están más contentos y felices con sus circunstancias. También tienen más probabilidades de recibir y dar a los demás. Los padres pueden comenzar a ilustrar la importancia de ser agradecidos a través de una serie de actividades. Las actividades prácticas demuestran la gratitud de una manera que las palabras no pueden.

Manualidades

Pide a cada niño que piense de cinco a 10 cosas por las que esté agradecido. Puede escribir algo como "juguetes", "libros", "amigos" o "mamá y papá". No importa lo que tu hijo escriba, no lo critiques. El objetivo es entrenar a tu niño a reconocer las cosas y las personas a su alrededor, y a dar gracias por ellas. Ahora proporciona a tu hijo cartulina. Dile que corte una serie de formas. Él puede elegir hojas, corazones o estampados a mano. A continuación puede escribir una cosa por la que él esté agradecido para cada uno de los recortes. Convierte estos recortes en una manualidad para que los una en forma guirnalda. Otra opción es pegarlos alrededor de los bordes de un plato de papel para hacer una "Corona de Gracias". ¿No te gustan coronas? ¿Qué tal un "Árbol de Gracias"? Sólo pega los recortes a la imagen de un árbol.

Drama

Uno de los mejores ejemplos de la acción de gracias viene con la historia de Acción de Gracias. Los peregrinos que vinieron a Estados Unidos en el Mayflower mostraron a los nativos americanos que estaban agradecidos por su ayuda para aprender cómo hacer crecer los cultivos y los invitaron invitarlos a un banquete. Los niños más pequeños pueden representar esta escena. Que la mitad de los niños se vistan como peregrinos y la otra mitad como nativos americanos. Pide a los nativos americanos que muestren a los peregrinos cómo cultivar y cocinar sus propios alimentos y hacer su propia ropa. Luego pide a los peregrinos que finjan preparar una fiesta para los nativos americanos para mostrar su gratitud. Los niños mayores pueden escribir e interpretar su propia pequeña obra de teatro sobre la gratitud, si ya no quieren recrear la historia de Acción de Gracias.

Proyectos de arte

Da a los niños algunas revistas y dales instrucciones para cortar cualquier cosa que les recuerde algo que sea de agradecer. Deja que peguen estos elementos a un pedazo de papel para formar un collage. Cuando el pegamento se seque, se puede laminar el collage para convertirlo en un mantel. Los niños mayores pueden preferir tomar sus propias fotografías con una cámara digital. A continuación, pueden crear una página de álbum digital que represente por lo que están agradecidos. Si tu tienes el software adecuado, puedes imprimirlo en casa. De lo contrario, cualquier farmacia o tienda departamental que desarrolle imágenes podrá imprimirlo para ti.

Servicio a la comunidad

Una forma de que los niños aprendan a apreciar lo que tienen es involucrarse en un proyecto de ayuda a la comunidad, como un comedor de beneficencia. Los niños más pequeños pueden no ser capaces de cocinar la sopa, pero pueden poner la mesa, servir el agua o las servilletas a los invitados e incluso limpiar las mesas cuando los invitados hayan terminado de comer. Otra idea es recoger alimentos y artículos para una organización de beneficencia que los necesita. Las despensas necesitan alimentos enlatados, mientras que un centro de ayuda en el embarazo necesita artículos para bebés. Los refugios de animales a menudo requieren de juguetes, mantas y platos.

Más galerías de fotos



Escrito por alicia bodine | Traducido por sandra magali chávez esqueda