Actividades acerca de altruismo para niños

Un niño "desinteresado" es aquel que puede ver más allá de sus propias necesidades, deseos y sentimientos, y entiende que mamá, papá y los demás también tienen deseos y sentimientos. Cuando tu hijo está sufriendo de un caso terminal de "yo quiero" o no está dispuesto a compartir casi nada con sus amigos o hermanos, es el momento de abordar el concepto de altruismo. Usa actividades simples y establece un ejemplo positivo para ayudarlo a entender la importancia de poner las necesidades de otros antes que las suyas.

Servir a mamá y papá

Para muchos niños, el altruismo comienza en casa con las dos personas más importantes en su vida: mamá y papá. Ayuda a tu niño a ver la cantidad de esfuerzo que se necesita para realizar las tareas cotidianas, como preparar y servir una comida, haciendo que haga esas tareas. Consigue todos los ingredientes y el equipo necesarios para que tu hijo prepare una comida apropiada para su edad. Por ejemplo, un adolescente puede arreglárselas para hacer una ensalada, mientras que dar a un niño pequeño algunas frutas precortadas en rebanadas y pedirle que las presenta en un plato es apropiado. Dile que él es el responsable de preparar, servir y limpiar después de la comida. Dale un buen ejemplo diciendo: "Por favor" y "gracias", al tiempo que permites que desinteresadamente te de un descanso de preparar y la limpiar después de una comida.

Cambio de rol

Haz una variación de un juego cotidiano de cambiar la vestimenta para reforzar las ideas de altruismo y empatía. La próxima vez que tu hijo este jugando a pretender, interviene y pregunta si puedes cambia los roles. Hazlo divertido permitíendole ponerse tu ropa, y tú ponte ropa de niño. Ahora interpreta una escena que sea común en tu casa que implique que el niño actúe rebelde o impacientemente, como cuando quiere un bocadillo después de cenar. Enséñale al niño a actuar como mamá diciéndote que un producto azucarado no es saludable. Por tu parte, actúa de una manera similar a la que tu hijo actúa normalmente. Después de unos minutos de mal comportamiento, representa la escena de nuevo, pero esta vez representa a tu hijo comportándose de una manera más desinteresada y respetuosa. Este juego ayuda a los niños a reconocer y comprender sus malos comportamientos, así como a darse cuenta de cómo ser más generosos con sus padres.

Dar consistentemente

Enséñale a ser desinteresado dando constantemente a una caridad en particular. Por ejemplo, proponte cada tres meses llenar una bolsa de cualquier ropa o juguetes no deseados y dónalos a una iglesia u otra organización de caridad. Permite que tu hijo ayude a llenar la bolsa de cosas, y si se resiste a regalar algunas posesiones, recuérdale que las cosas van para los niños menos afortunados. Ayúdalo a entender cómo con su ropa o juguetes otros niños se beneficiarán dejándolo visitar la iglesia u organización y ver como sus artículos son entregados a los niños sonrientes y agradecidos.

Ayuda

Anima a tu hijo a donar una parte de su asignación a una organización benéfica local. Por ejemplo, haz que aparte un cierto porcentaje de su asignación a la semana, y que deja que el dinero se acumule durante un período de tiempo, como un mes. Después de un mes, recojan el dinero para que tu niño lo done a una organización benéfica o compre artículos para diversas organizaciones en la comunidad. Por ejemplo, ayúdalo a comprar una bolsa de comida para gatos a granel para un refugio de animales local. Lleva la comida para gatos al refugio y pregunta si el niño puede ayudar a alimentar a los animales con la comida que donó.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por lourdes villaseñor