Actividad de siembra de semillas para niños

La curiosidad natural de un niño suele convertir una actividad como la siembra de semillas en una experiencia de aprendizaje llena de preguntas como "¿por qué?" y "¿cómo?". El simple acto de hacer volar las semillas de un diente de león que está seco demuestra a los niños cómo las semillas se propagan a sí mismas en la naturaleza. Los adultos pueden promover esta curiosidad aportando respuestas a estas preguntas o, mejor aún, generando más preguntas que lleven a más investigación y descubrimiento.

De semilla a planta

Si los chicos son lo suficientemente grandes, explica cómo la conversión de semilla en planta es el primer paso natural en el proceso de crecimiento de un vegetal. Explora junto a los niños sitios webs adecuados para sus edades o toma una caja de crayones y colorea dibujos de semillas o plantas con ellos. O señala en qué parte de las plantas se forman las semillas, frutos y flores. Los datos curiosos resultan interesantes para los niños. Puede que les guste descubrir que no todas las semillas se forman dentro de frutos; las fresas tienen diminutas semillas embebidas en su piel externa y le dan al fruto su apariencia distintiva.

Cultiva brotes

Cultivar brotes de frijoles, alfalfa, brócoli, calabaza o girasol en un frasco ilustra cómo las semillas germinan debajo del suelo. Vuelca un cuarto taza de semillas dentro de un frasco de boca ancha, cúbrelas con una capa generosa de agua y déjalas en remojo toda la noche. Coloca un trozo de malla fina o un trozo cuadrado de pantimedia sobre el jarro y asegura el material con una bandita elástica. Escurre el agua y coloca el frasco de costado. Ponlo sobre una mesada o una mesa que reciba mucha luz solar, vuelve a humedecer las semillas dos veces por día y escúrrelas. Las semillas germinadas estarán listas para ser consumidas después de algunos días.

Herramientas de jardinería para niños

Si niños muy pequeños quieren sembrar una semilla en un vaso pequeño de telgopor o en una maceta, entonces no se requieren herramientas especiales, excepto una pequeña regadera o rociador que los niños pueden considerar suyos propios. Tener las herramientas necesarias puede estimular un mayor interés en la siembra y el cuidado del jardín. Brinda a los niños palas seguras de plástico, rastrillos o delantales de jardinería. Los niños más grandes pueden tener sus propias herramientas de mayor tamaño hechas de materiales más resistentes, especialmente si van a sembrar muchas semillas en una parcela de suelo. Las semillas no permanecen en tal estado mucho tiempo, por lo que los niños precisan el equipo correcto para cuidar las plántulas y las plantas maduras a medida que avanza la estación.

Lectura de envases de semillas

Dependiendo de la edad del niño, leer los envases de las semillas puede incrementar las expectativas y generar entusiasmo antes de comenzar a sembrar. Los envases de semilla brindan a los potenciales jardineros la información necesaria sobre semillas y plántulas, como la cantidad de luz requerida, los esquemas de riego, la altura de las plantas, el mejor momento para sembrar las semillas y si estas pueden ser sembradas directamente en el jardín o precisan ser iniciadas bajo cubierta.

Plántulas y cuidado de plantas

El trabajo no termina al sembrar las semillas. Involucra a los niños en el riego, la fertilización y el cuidado de plántulas y plantas jóvenes. Prepara marcadores para señalar las semillas antes de que germinen y habla sobre los efectos del clima en las semillas y plántulas. Deja que los niños sepan que las semillas no brotarán sin la cantidad adecuada de luz solar, agua e incluso horas de oscuridad de la noche. Sembrar una o muchas semillas puede llevar a horas de descubrimiento para los niños y puede inculcar el amor por la jardinería y el respeto por la naturaleza.

Más galerías de fotos



Escrito por mary osborne | Traducido por mariana palma