Actividad física y control de peso

En Estados Unidos, la gente no solo es cada vez más pesada, sino también menos activa. Podrías pensar que esto se debe a que los estadounidenses pasan demasiado tiempo frente a la televisión y no invierten tiempo suficiente en dar caminatas, pero índices de actividad para los deportes y de ocio no han cambiado mucho en los últimos 60 años, según la Harvard School of Public Health. Actualmente, los estadounidenses son menos activos porque sus trabajos requieren menos trabajo físico, y suelen conducir más en vez de caminar. Si estás tratando de controlar tu peso, hacer un esfuerzo integral para aumentar la actividad puede ayudar.

Control de peso

Aumentar de peso en la adultez incrementa el riesgo de desarrollar una enfermedad crónica, como enfermedades del corazón o diabetes. Para mantener un peso saludable, las calorías que comes deben ser igual a las calorías que quemas. Quemas calorías al mantener las funciones corporales básicas, como la circulación de la sangre y la reparación de las células, a través de la digestión y la actividad. No puedes controlar cuántas calorías quemas en las funciones corporales o en la digestión, pero puedes aumentar la quema de calorías con actividad. Las personas que son más activas tienen más éxito para controlar su peso, según la Harvard School of Public Health.

Recomendaciones

Como mínimo, se recomienda que hagas 30 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada varios días a la semana. Si necesitas bajar de peso, aumenta el tiempo a 60 minutos, varía la intensidad de moderada a vigorosa y limita tu ingesta diaria de calorías. Si quieres seguir bajando de peso, se recomienda que hagas ejercicio de 60 a 90 minutos al día a una intensidad moderada y que sigas una dieta sana y equilibrada. La actividad es un componente clave para ayudarte a seguir bajando de peso.

Actividad aeróbica

La actividad aeróbica de intensidad moderada es un tipo de actividad que te mantiene respirando con un poco más de agitación y a tu corazón bombeando un poco más rápido. Buenos ejemplos de esta actividad incluyen caminar rápido, andar en bicicleta sobre una superficie plana con algunas colinas o empujar una cortadora de césped. Si eres primerizo, debes empezar a un ritmo más lento y ascender gradualmente a una intensidad moderada. Hacer ejercicio demasiado duro y demasiado rápido puede hacer que te canses rápidamente y que te sientas desanimado. La actividad aeróbica intensa significa que estás respirando agitadamente y que tu corazón está latiendo muy rápido; por ejemplo, trotar, tenis individual o un partido de baloncesto.

Entrenamiento de fuerza

Además de la actividad aeróbica, también se recomiendan los ejercicios de entrenamiento de fuerza para ayudar a controlar el peso. Cuanto más músculo tengas, más calorías quemarás durante el día. Se recomienda que hagas por lo menos dos días de actividades de entrenamiento de fuerza a la semana. Estos ejercicios incluyen levantamiento de pesas, utilizar bandas de resistencia o hacer ejercicios de resistencia corporal como flexiones (pushups), abdominales (situps) y sentadillas (squats). Para obtener el beneficio máximo, trata de ejercitar todos los grupos musculares grandes, como los brazos, hombros, pecho, espalda, abdomen y piernas.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por mayra cabrera