Cómo acondicionar una sartén de hierro fundido con aceite de coco

Cuando se cuidan correctamente, las sartenes de hierro fundido pueden durar toda la vida. Los cocineros de casa aman a sus sartenes de hierro fundido por su calor parejo, propiedades antiadherentes y durabilidad. Debes acondicionar tu sartén de hierro fundido antes de usarla o se oxidará y los alimentos se pegarán. Acondicionar la sartén llena los poros en la superficie de la sartén y forma una capa protectora. Puedes usar una variedad de aceites para acondicionar la sartén, pero muchos entusiastas usan solo aceite de coco comestible, ya que no añade grasa a la sartén como la manteca común o de cerdo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Sartén de hierro fundido
  • Cepillo de cerdas duras
  • 1/4 taza de aceite de coco comestible
  • Papel encerado

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 350 grados.

  2. Limpia la bandeja con agua tibia. No uses jabón, porque la sartén absorberá el jabón, lo que hará que tu comida quede con gusto a jabón. Usa un cepillo de cerdas duras para limpiar la suciedad y los desechos que se han acumulado durante la fabricación. Seca la sartén con un paño limpio y suave.

  3. Sumerge el papel de cera en el aceite y frota en toda la sartén, por dentro y por fuera. A pesar de no cocinar en el exterior de la olla, debes acondicionarlo de todos modos. Esto protegerá a la parte exterior de la sartén del óxido.

  4. Deja la sartén dada vuelta en la rejilla del horno y caliéntala en el horno de 30 a 60 minutos.

  5. Colócala sobre la hornalla por aproximadamente 30 minutos para enfriar.

Consejos y advertencias

  • Tomará tiempo para que el acondicionamiento se acumule en la sartén. El uso y el tiempo acumularán el recubrimiento.
  • Nunca laves la sartén acondicionada con agua y jabón. El jabón limpia el recubrimiento y puede ser absorbido en la sartén. Para limpiar la sartén, frota vigorosamente con sal kosher y enjuaga o limpia con agua tibia y sin jabón.
  • Nunca viertas el aceite directamente en la sartén. El exceso de aceite puede acumularse en la sartén y quedar rancio, lo que olerá asqueroso e incluso puede hacer que te enfermes.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie smith | Traducido por lucia ayala