Cómo acondicionar el cabello con una toalla caliente

Después de meses -o incluso años- de lavarlo con champú, cepillarlo, secarlo con secador y rizarlo todos los días, tu cabello que de otra manera sería hermoso puede necesitar desesperadamente un poco de atención. Un acondicionamiento profundo o un tratamiento casero con aceite caliente son formas prácticas de rejuvenecer el cabello dañado. La aplicación de más calor envolviendo tu cabeza con una toalla húmeda y caliente es una manera eficaz de ayudar a que estos tratamientos se infiltren aún más en tus folículos capilares.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Champú
  • Peine de dientes anchos
  • Acondicionamiento profundo o tratamiento con aceite caliente
  • Toalla
  • Gorro de ducha

Instrucciones

  1. Lava tu cabello con tu champú preferido. Después de eliminarlo completamente, enjuaga tu cabello por última vez con agua caliente.

  2. Cepilla el cabello con un peine de dientes anchos antes de cubrir cada mechón con un acondicionador profundo o un tratamiento de aceite caliente, prestando atención de concentrar el producto en las puntas. Humedece una toalla de baño con agua caliente y exprime el exceso de líquido.

  3. Envuelve tu cabello con la toalla caliente. Si ésta no se queda en su lugar, mantenla en su sitio poniéndote un gorro de ducha sobre tu cabeza cubierta con la toalla. El gorro también ayuda a retener el calor y la humedad.

  4. Desliza el dedo por debajo del gorro y verifica la temperatura de la toalla cada tres a cinco minutos. Una vez que empiece a enfriarse, retira el gorro y la toalla y vuelve a empaparla en agua caliente. Exprime el exceso de agua antes de envolver el pelo nuevamente con la toalla. Ponte el gorro de ducha.

  5. Continúa empapando la toalla en agua caliente y vuelve a envolver el cabello hasta que hayan pasado 30 minutos. Enjuaga el acondicionador profundo o el tratamiento de aceite caliente con agua tibia. Puede que necesites lavar tu cabello con champú para eliminar el tratamiento de aceite caliente. Seca tu pelo con una toalla seca antes de cepillarlo y peinarlo como de costumbre.

Consejos y advertencias

  • Para un tratamiento acondicionador más profundo, mantén el cabello envuelto en la toalla caliente durante un máximo de dos horas.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por nieves fragola