Acondicionamiento profundo para cabello: remedios caseros

No hay necesidad de gastar mucho dinero en un salón de belleza. Un acondicionamiento profundo para tu cabello está muy cerca, en tu cocina. Muchos ingredientes de tu cocina proveen un acondicionamiento saludable sin adiciones ni conservadores químicos. Y como un beneficio más, puedes ahorrar dinero al usar estos remedios caseros.

Aguacates


Un aguacate es un muy buen acondicionador de cabello.

De acuerdo con la asociación Californa Avocado Growers Association (Asociación de productores de aguacates de California), los aguacates tienen 20 nutrientes, incluyendo potasio, vitamina E, vitaminas B y ácido fólico. Los aguacates también son un muy buen acondicionador para tu cabello. La receta más sencilla es aplastar un aguacate hasta que se vuelva cremoso. Otras recetas incluyen combinar un frasco pequeño de mayonesa con medio aguacate. Otra dice que mezcles un aguacate con dos yemas de huevo. Otra receta más dice que combines media taza de aguacate con una cucharadita de aceite de olivo, un plátano y una yema de huevo. Con todas estas recetas, aplicas la mezcla de aguacate a tu cabello, cubres tu cabello con envoltura de plástico o una gorra para baño y lo dejas hacer efecto durante al menos 20 minutos. Para tener un acondicionamiento aún más profundo puedes envolver una toalla caliente alrededor de la gorra para baño. Enjuaga y lava tu cabello después de 20 minutos.

Aceite de oliva


El aceite de oliva funciona muy bien como acondicionador de cabello.

Puedes usar aceite de oliva solo o puedes agregar un poco de romero fresco al aceite. El romero puede sumergirse en el aceite o puedes agregarlo fresco a la pequeña botella de aceite que uses. Otros aceites con aromaterapia utilizan sabia, laurel o jojoba. Si el aceite ha estado en el refrigerador, tal vez quieras calentarlo antes de empezar. Divide tu cabello y sumerge tus dedos en el aceite trabajando lentamente sobre tu cuero cabelludo. Continúa dividiendo tu cabello hasta que el aceite lo cubra completamente. Después envuelve tu cabello en una toalla durante alrededor de 30 minutos. Desenvuelve tu cabello y lávalo. Si tu cabello se siente aceitoso después de secarse, usa un poco menos de aceite la siguiente vez, o intenta usar champú para cabello grasoso.

Miel


Usa miel como acondicionador de cabello.

Si tu cabello está dañado, mezcla media taza de miel y tres cucharaditas de cualquier tipo de aceite vegetal. Coloca pequeñas cantidades a la vez hasta que tu cabello esté cubierto. Cubre tu cabello con una gorra para baño o papel para envolver de plástico durante alrededor de 30 minutos. Coloca una buena cantidad de champú, lava bien y enjuaga.

Más galerías de fotos



Escrito por lynn farris | Traducido por laura gsa