Acondicionadores para el cuidado de un cabello sano.

El acondicionador es un elemento importante en cualquier rutina de cuidado del cabello. Sin importar el tipo de cabello, existe un acondicionador que puede mejorar la apariencia y sensación al tacto de tu cabello. Los productos acondicionadores hacen de todo, desde proporcionar humectación hasta reestructurar el cabello y protegerlo de daños futuros. Para obtener los mejores resultados debes seleccionar el acondicionador correcto para uso diario y para uso periódico.

Acondicionadores profundos

Los acondicionadores profundos ofrecen una tratamiento intensivo para el cabello. Vienen en una variedad de fórmulas, incluyendo el cabello teñido, seco o maltratado, o el cabello muy fino. Mientras que las fórmulas varían, todas tienen el propósito común de penetrar en la cutícula del cabello para una hidratación máxima. Al humectar profundamente el cabello, se pueden reducir muchas formas de maltrato y resequedad. Para sacarle provecho a un acondicionador profundo se debe aplicar después del champú y dejarlo puesto tanto tiempo como sea posible. Una gorra de baño o una toalla caliente pueden colocarse sobre el acondicionador permitiéndole que penetre. Para mejores resultados, enjuaga el producto con agua fría. Esto sellará la cutícula del cabello y le permitirá tener un brillo más duradero además de suavidad.

Acondicionadores sin enjuague

Los acondicionadores que no necesitan enjuague son esenciales para aquellas personas con cabello de normal a seco. Estos proporcionan cualquier hidratación que se pudo perder con los lavados y al secar el cabello con una toalla. Los acondicionadores sin enjuague son usualmente espesos y sólo se requiere una pequeña cantidad para su aplicación. Se deben aplicar desde el centro del cabello hasta las puntas. Es mejor cepillar el cabello con un peine de dientes anchos después de su aplicación con el fin de dispersar el producto. El cabello debe dejarse secar de manera natural por lo menos 10 minutos antes de exponerlo a otros productos o de estilizarlo con calor, dándole al acondicionador la oportunidad de penetrar en el folículo. Los acondicionadores sin enjuague están disponibles en diferentes fórmulas, que varían desde los hechos a base de aceite para cabello encrespado hasta cremas para cabello grueso y en rociadores o brumas para cabello fino.

Acondicionadores limpiadores

Un acondicionador limpiador es un esencial del cuidado del cabello para aquellos con cabello rizado o encrespado. Estos productos limpian el cabello de residuos y que proporcionan hidratación al mismo tiempo. A diferencia de otros champús a base de sulfato, los acondicionadores limpiadores no retiran del cabello los aceites naturales que son necesarios para mantenerlo saludable. Debido a que los acondicionadores limpiadores no se deben utilizar todos los días de la semana, son mejores para utilizarlos entre lavados regularmente para mantener el cabello fresco e hidratado.

Acondicionadores instantáneos

Los acondicionadores instantáneos o diarios son los productos de acondicionamiento más populares. Usualmente también son aplicados después del champú y se enjuagan 3 minutos después. Estos acondicionadores están disponibles para varios tipos de cabello. Aquellas personas con cabello seco o difícil de manejar deberían considerar un acondicionador diario a base de aceite o ultra-hidratante. Los acondicionadores para dar volumen, que no añaden peso al tallo piloso, están disponibles para cabello fino. También existen para cabello dañado o con tinte, que protegen el color y regeneran el daño causado por el secado o planchado diario o los tratamientos.

Más galerías de fotos



Escrito por celeigh o'neil | Traducido por anabel vazquez