Cómo hacer acondicionador para el cabello de té verde y menta (peppermint)

Puede que hayas notado que más y más productos para el cabello, incluyendo champús y acondicionadores, contienen té verde y menta (peppermint) entre tus ingredientes. Esto es porque estas sustancias contienen vitaminas y minerales que dan suavidad y brillo al cabello al tiempo que desprenden un aroma y sensación tonificantes y rejuvenecedores. Lee para encontrar más detalles referidos a los beneficios de estos productos para tener un cabello saludable, y encontrar una receta para hacer un acondicionador en casa.

Té verde

El té verde contiene vitaminas E y C y pantenol, que ayudan a suavizar y acondicionar el cabello y estimular su crecimiento. El antioxidante galato de epigalocatequina (EGCG) del té verde ayuda a reducir la inflamación, curar la caspa y la psoriasis y proteger el cabello y la piel del cuero cabelludo del daño del sol.

Aceite de menta

Junto con su aroma enregizante y mentolado, hay muchos beneficios al usar el aceite de menta en un acondicionador para el cabello casero. Los mechones saludables, fuertes y suaves comienzan con un cuero cabelludo saludable, y el aceite hace un gran trabajo al cuidarlo. El aceite de menta alivia y refresca la piel y tiene propiedades antisépticas para ayudar a balancear el pH del cuero cabelludo, combatiendo la piel descascarada, la caspa e incluso los piojos. El aceite también mantiene saludables a los folículos pilosos, promoviendo un crecimiento fuerte del cabello, y hace que el cabello se vea brillante cuando se usa como acondicionador. Las propiedades antisépticas y antibacteriales aseguran que el aceite se pueda usar en aquellos que tienen cabellos grasos o los que son propensos a tener espinillas en el nacimiento del cabello.

Enjuague de menta y té verde

Para hacer un enjuague de aceite de menta y té verde para un cabello seco y dañado, haz una taza de té verde. Luego, agrega cinco gotas de aceite esencial de menta y una cucharada de vinagre blanco al té. En la ducha o la bañera, vierte la mezcla sobre el cabello húmedo. Deja reposar cinco minutos y lava con champú y acondiciona normalmente.

Enjuague de menta fresca

Si no tienes aceite de menta a mano pero sí algunas hojas de menta en tu jardín, puedes hacer una enjuague aclarante especial para cabellos grasos con ellas. Coloca un puñado de hojas de menta fresca a una taza de agua y hierve en la hornilla durante 20 minutos. Cuela y deja enfriar a temperatura ambiente. Úsalo como enjuague final sobre tu cabello en la ducha después de lavar con champú y acondicionar.

Más galerías de fotos



Escrito por chloé baudin | Traducido por maria eugenia gonzalez