Acné en la parte trasera del cuello

Tener acné puede ser feo e incómodo, pero tenerlo en la parte trasera de tu cuello puede ser particularmente problemático. Si bien es común entre los adolescentes, puede llegar a estar presente en hombres y mujeres adultos. Es común encontrarlo en personas físicamente activas y que sudan mucho, ya que mucho sudor se acumula en el cuello. Puedes tratar tu acné en el cuello modificando algunos hábitos y tomando las medidas apropiadas para tratar los granos.

Definición

El acné es una condición que hace que se desarrollen manchas en tu cara, espalda, pecho y cuello. Puede brotar de distintas formas, desde como pequeños puntos negros hasta grandes quistes. En el cuello, lo más común es que aparezcan pústulas, granos rojos e inflamados con pus. Estas pústulas pueden ser muy notorias y llevarte a querer cuidarte más. Los puntos blancos y los quistes también suelen aparecer en el cuello. Los puntos blancos son de tamaño medio y se pueden erradicar con tratamientos comunes, mientras que los quistes afectan a la piel desde más adentro y pueden dejar una cicatriz, si no se toma algún tratamiento. Cualquier tipo de acné que aparezca en el cuello estará arraigado profundamente, ya que la piel en esa parte de nuestro cuerpo es más gruesa que en la cara. La probabilidad de que salgan cicatrices, sin embargo, se reduce ya que la piel no es tan frágil y delicada.

Cabello

Tener el pelo largo con contacto constante con el cuello contribuye a la aparición de acné en el cuello, ya que el cabello contiene aceite, lo que obstruye los poros. Del mismo modo, utilizar productos para el cabello puede conllevar a brotes de acné en el cuello, ya que pueden atascarse en el cuero cabelludo y en la piel. Querrás alejarte del gel, espumas y algunos acondicionadores para así prevenir el acné, ya que también contienen aceites. Como mínimo, cuida que estas sustancias no se acumulen en el cuello cuanto te las apliques. Lavarse el pelo todos los días o cada dos días puede ayudar a reducir el brote de acné en tu cuello, debido a la grasa del cabello.

Factores responsables

Algunas personas pueden acostumbrar a tocarse o frotarse la parte trasera del cuello sin darse cuenta, pero este hábito puede estar contribuyendo al brote de acné. Tus manos y dedos pueden estar sucios y, al tocar tu cuello, puedes introducir bacterias y grasa, obstruyendo los poros y produciendo granitos. Si no cambias la funda de tu almohada seguido, te puedes estar enfrentando a otro factor que contribuya a los brotes, ya que la grasa y suciedad de tu cabello puede acumularse y pasarse a tu cuello cada noche. Debes evitar lociones, champús y detergentes con fragancias y tintes muy fuertes, ya que pueden irritar tu piel.

Tratamiento

Dale la misma atención al acné en la parte trasera de tu cuello que la que le darías en cualquier otra parte de tu cuerpo. Los limpiadores y cremas que contienen ácido salicílico y peróxido de benzoilo pueden ayudarte a secar los granos, matar las bacterias y desobstruir los poros. El cuello es un poco delicado y puedes necesitar cuidados extra para evitar la sequedad en la piel y futuros brotes, así que siempre basa tu tratamiento en un hidratante libre de grasa para mantener el cuidado de la piel.

Prevención

Prevenir el brote de granos es esencial para tener una piel sana. Para hacerlo, evita tocarte el cuello, limpia y aplica medicamento en el área todos los días, retira el cabello del contacto constante con el cuello si está graso, limpia tu funda de almohada cada semana con detergentes sin fragancias ni tintes, y evita utilizar productos grasos que puedan obstruir tus poros.

Más galerías de fotos



Escrito por brenda barron | Traducido por eduardo sanchez