Acné sobre la parte superior de la espalda

Aproximadamente el 80% de las personas de entre 11 y 30 años tiene brotes de acné en algún momento de sus vidas, y aproximadamente dos tercios de los que lo padecen también lo presentarán es su espalda, informa el National Institutes of Health (NIH). El acné de la espalda es la misma enfermedad que el acné facial, pero como las glándulas sebáceas allí son más grandes y producen más sebo que las de la cara, las lesiones y los quistes pueden ser más grandes y más graves. Esta afección es más común en hombres que en mujeres.

Causas

Cuando las hormonas sexuales masculinas, lllamadas andrógenos, originan una producción excesiva de sebo en los poros de hombres y mujeres, éste no fluyen en forma pareja y se acumula. Luego se mezcla con células muertas en el revestimiento de los poros, lo que le allana el camino a una bacteria llamada "Propionibacterium acnes" que produce inflamación y granitos. A veces algunas zonas de la espalda sufren una forma de acné llamado "acné mecánico" que es causada por la irritación de la piel cuando algo la frota repetidamente, como una mochila, la ropa ajustada o equipos deportivos.

Conceptos erróneos

El chocolate y los alimentos grasos han sido culpados de causar el acné, pero hay muy poca evidencia que apoye esta creencia. Lo mismo ocurre con la suciedad de la piel y el estrés; éstos no causan acné, pero podrían empeorarlo, dice NIH.

Tratamientos

Los tratamientos recetados para el acné de la espalda incluyen cremas con retinoides tópicos como tretinoína, adapaleno y tazaroteno, todas ellas bien estudiadas y con efectividad comprobada. A veces se recetan antibióticos orales, pero los estudios informados en la edición de 2003 de "Dermatology" hallaron que las bacterias causantes del acné pueden volverse resistentes a los antibióticos luego de un corto período de tiempo, lo que provoca que el acné regrese. Los tratamientos con láser y luz han sido evaluados, pero han demostrado sólo una eficacia leve a moderada. The Derma Network informa que hay tratamientos más nuevos como radiofrecuencia, exfoliaciones químicas y microdermoabrasión que parecen promisorios. Si todo esto fracasa, podría ser necesario probar con bloqueadores hormonales o píldoras anticonceptivas diseñados para reducir el acné.

Autocuidado

Evita usar limpiadores como jabones que contengan ingredientes que obstruyen los poros y empeoran la situación. En lugar de ello, usa un limpiador suave, soluble en agua y una esponja vegetal o cepillo para espalda, seguido de una solución tópica desinfectante con un 5% de peróxido de benzoílo o aceite de árbol de té. Otra opción es usar un producto exfoliante que contenga un 1 a 2% de beta hidroxiácido (BHA) o uno con 8% de alfa hidroxiácido (AHA). Normalmente se prefiere el BHA sobre el AHA, ya que elimina mejor el sebo, según un estudio publicado en la edición de octubre de 2001 de “Cosmetic Dermatology”.

Prevención

Usa prendas limpias hechas de fibras naturales, como algodón, o aquellas diseñadas para absorber la humedad de la piel, lo que es especialmente importante cuando haces ejercicio. Usa talco para mantener seca tu espalda o prueba usar un antitranspirante sobre ella (aunque para evitar el recalentamiento, evita esto si vas a sudar). Dúchate inmediatamente luego del entrenamiento o de transpirar para deshacerte de la suciedad y las bacterias y deja de usar mochila hasta que te cures del acné. Si tienes cabello graso, lávalo a diario.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por paula santa cruz