Los ácidos grasos como fuente de energía

Tu cuerpo - especialmente tu cerebro - prefiere utilizar la glucosa para producir la molécula de almacenamiento de energía, el trifosfato de adenosina o ATP. La glucosa es el azúcar simple que se transporta en el torrente sanguíneo y es el producto final del metabolismo de los carbohidratos. Si no comes suficientes carbohidratos, tu cuerpo también puede utilizar a los ácidos grasos como fuente de energía. Algunos tipos de ácidos grasos se utilizan más fácilmente que otros para producir energía.

Ácidos grasos

Los ácidos grasos son el producto final del metabolismo de las grasas. Todo tipo de grasa en la dieta, incluyendo tanto los tipos saturados como los insaturados, son digeridos en ácidos grasos de diferentes longitudes y se absorben en el intestino delgado. Si estás comiendo muchos carbohidratos, como granos, frutas y vegetales, el cuerpo utiliza algunos ácidos grasos de inmediato para hacer las membranas celulares y los esteroides, y almacena la porción que no necesita como tejido adiposo, o grasa corporal. Sin embargo, si los carbohidratos de la dieta no son suficientes para alimentar a todas tus funciones celulares, el cuerpo utiliza inmediatamente los ácidos grasos para compensar el déficit de energía.

Eficiencia energética

Cuando los ácidos grasos se almacenan como tejido adiposo están en forma de triglicéridos, los cuales producen más del doble de energía por gramo con respecto a los hidratos de carbono o las proteínas. Más específicamente, el rendimiento de triglicéridos es de alrededor de 9 kilocalorías de energía por gramo en comparación con las aproximadamente 4 kilocalorías por gramo de energía que proporciona el glucógeno, que es la forma de almacenamiento de la glucosa. Los ácidos grasos son la forma más eficiente de energía. Repelen el agua en el cuerpo, por lo que ocupan mucho menos espacio en comparación con el glucógeno, que atrae el agua.

Metabolismo

Cuando tu cuerpo necesita energía de la grasa almacenada se inicia un proceso denominado lipólisis. Durante la lipólisis, las hormonas y enzimas se liberan para transformar los triglicéridos en ácidos grasos libres, que viajan por el torrente sanguíneo y son absorbidos y consumidos por las células que necesitan energía. Ciertos tipos de ácidos grasos - llamados ácidos grasos de "cadena impar" -, pueden romperse para producir finalmente glucosa a través de un proceso llamado gluconeogénesis. La glucosa en sangre es utilizada entonces por las células, de la misma manera que en el metabolismo de los carbohidratos. Cuando el cuerpo utiliza como energía los triglicéridos almacenados, no reduce el número de células de grasa que tienes, sólo su tamaño. En otras palabras, las células de grasa se ​​hacen más pequeñas, pero no desaparecen por completo.

El tamaño importa

La grasa de la dieta tanto de origen vegetal como animal, se metaboliza en tres tipos básicos de ácidos grasos en función de su longitud: cortos, medianos y largos. Los ácidos grasos de cadena corta y de cadena mediana se usan fácilmente para obtener energía inmediata porque son absorbidos directamente dentro del torrente sanguíneo - como la glucosa - y son fácilmente utilizados por la mayoría de las células. Por el contrario, los ácidos grasos de cadena larga son absorbidos en las paredes del intestino delgado y luego transformados en triglicéridos. Estos triglicéridos son transportados alrededor del cuerpo y se almacenan como tejido adiposo, a menudo en la zona del abdomen. La grasa almacenada sólo se utiliza para obtener energía cuando los carbohidratos de la dieta son demasiado bajos y las cadenas cortas de ácidos grasos están agotadas.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por francisco roca