¿Qué le hace el ácido málico a los dientes?

Tus dientes deben soportar una parte justa de abusos durante toda su vida. Los incisivos muerden, los caninos desgarran, los molares trituran y mastican los alimentos antes de que entren a tu sistema digestivo. Para hacer su trabajo, tus dientes tienen que mantenerse fuertes y saludables. El ácido málico, un compuesto con un pH bajo que es esencial para los músculos, es el enemigo de tus dientes.

Sobre el ácido málico

Las frutas y verduras, especialmente las manzanas, contienen ácido málico, un compuesto cristalino, incoloro en la naturaleza. De acuerdo con la New York University Langone Medical Center, tu cuerpo también es capaz de producir su propio ácido málico. Tu cuerpo se basa en el ácido málico para ayudar en el proceso de convertir los carbohidratos en energía, para crear un rendimiento óptimo del músculo y para reducir la fatiga muscular tras el ejercicio. Una deficiencia de ácido málico puede interferir con las funciones musculares normales, lo que resulta en la debilidad y el dolor.

Erosión del esmalte

Cada uno de los dientes contienen una capa de esmalte transparente. Este esmalte protege los dientes durante el uso y los aísla contra los cambios de temperatura. Aunque el esmalte es el tejido más duro en tu cuerpo, no es rival del ácido málico. El esmalte no contiene tejido vivo, lo que significa que una vez que se produce el daño, el cuerpo no puede repararlo. De acuerdo con Health Services at Columbia University, el ácido málico descompone el esmalte de los dientes provocando la descomposición dental, que es irreversible.

Lo que puedes hacer

Es posible reducir la erosión del esmalte de los dientes mediante la eliminación del ácido málico de la boca después de comer. Health Services at Columbia University, explica que el cepillado con pasta de dientes neutral o hacer gárgaras con un enjuague bucal neutral después de consumir frutas y verduras que contienen ácido málico, puede ayudar. Si no están a mano, la goma de mascar, un pedazo de queso o beber un vaso de leche puede ayudar para aumentar la producción de saliva en la boca, y así diluir y lavar el ácido málico.

Tratamiento de blanqueamiento

A pesar de los peligros que representa para el esmalte dental, el ácido málico tiene sus beneficios. Según la Prevention Magazine, el ácido málico en las fresas puede blanquear los dientes. Machaca dos o tres fresas en un tazón pequeño y agrega una pizca de bicarbonato de sodio al puré. Aplica la mezcla de bicarbonato de soda y fresas en tu cepillo dental y cepilla los dientes durante varios minutos para pulir las manchas. Enjuaga con agua inmediatamente después y sigue con un enjuague bucal neutral, que protegerá el esmalte. Repite el proceso una vez cada tres o cuatro meses para mantener una sonrisa brillante.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por mariana nonino