Acerca de la dieta de pomelo y los problemas hepáticos

La conexión entre la toronja y la función hepática muestra cómo la dieta puede afectar los procesos químicos que ocurren en el cuerpo. Las propiedades químicas del pomelo hacen que seguir una dieta de esta fruta sea un riesgo de salud para aquellos que toman medicamentos que afectan la función hepática.

Dieta de pomelo

La supuesta dieta de Hollywood o pomelo ha existido desde la década de 1930, según un estudio realizado en 2006 en el diario de alimentos medicinales. Su premisa es aumentar el consumo de pomelo para una solución a corto plazo para perder peso. El estudio encontró que seguir la dieta ayudó a los estabilizar los niveles de insulina que podrían apoyar sus efectos pretendidos.

Beneficios

El pomelo como un suplemento dietético ofrece muchos beneficios potenciales para la salud. Es una excelente fuente de vitaminas A y C, proporcionando más del 50% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C para las mujeres adultas. Este nutriente es necesario para la formación de colágeno, lo cual es la base de los vasos sanguíneos, ligamentos y otros tejidos conectivos. El pomelo se utiliza a menudo para pacientes que sufren de deficiencias de potasio. También puede bajar el colesterol, el cual apunta a sus posibles efectos sobre el hígado.

Función del hígado

El colesterol es transportado al hígado, donde se descompone y se utiliza para sintetizar las membranas celulares y realizar otras funciones esenciales para la vida. El pomelo podría afectar negativamente la función hepática al interferir con ciertas enzimas, que son sustancias químicas que causan y aceleran las reacciones químicas en el cuerpo. El hígado metaboliza y procesa las toxinas en el cuerpo. Las interacciones entre el pomelo y la función hepática explican algunos de los problemas que pueden desarrollarse cuando se sigue la dieta de pomelo, según señala el libro "Human Physiology: From Cells to Systems".

Precaución

Si tienes el colesterol alto, tu médico te recetará probablemente las fármacos de estatinas. El pomelo interfiere con estas drogas al afectar la acción de una enzima específica que se encargan de metabolizar más del 60% de los medicamentos comúnmente recetados, según advierte un estudio de 2010 en Cardiovascular Journal of África. Esta interacción ralentiza el metabolismo de algunos medicamentos reductores del colesterol, llevando posiblemente a una acumulación tóxica de la droga.

Prevención y solución

Si estás tomando medicamentos reductores del colesterol, antagonistas del calcio, estrógenos o quinidina, consulta a tu médico antes de realizar cambios en tu dieta, incluyendo aumentar el consumo de pomelo. También debes evitar la dieta de este cítrico si padeces cualquier afección hepática. Debido a la interacción posible de fármacos, notifica a tu doctor antes de comenzar cualquier nuevo curso de la medicación.

Más galerías de fotos



Escrito por chris dinesen rogers | Traducido por valeria garcia