Acerca del uso de champú contra la caspa a diario

La presencia de escamas blancas y un cuero cabelludo que pica significa que tienes caspa. Tan pronto como notas estos síntomas, usa un champú anticaspa sin receta para detener la picazón, calmar el cuero cabelludo y hacer que los copos se disipen. Sigue una estricta rutina diaria de lavado de cabello y sabrás si necesitas un champú de prescripción fuerte dentro de un par de semanas. De lo contrario, una dosis diaria de champú anticaspa sin receta debería sacarte de esta situación peluda con bastante rapidez.

Afronta los hechos

Utiliza un champú anticaspa, cuando sientas picazón en el cuero cabelludo o veas manchas de escamas de color blanco amarillento en tu ropa. La dermatitis seborreica, también conocida como caspa, puede ser consecuencia de los niveles de desequilibrio de hormonas, un sistema inmune comprometido, sensibilidad a la levadura o la falta de ciertos nutrientes en tu dieta. Utiliza el champú todos los días cuando las escamas son notables. Una vez que el cuero cabelludo se calma y la sequedad se disipa, alterna entre un champú común y la fórmula para la caspa.

Céntrate en los ingredientes activos

Compra champús con ingredientes activos tales como ácido salicílico, alquitrán de hulla, zinc, resorcina, ketoconazol o sulfuro de selenio. Estos trabajan para combatir hongos y reducir la cantidad de microorganismos de levadura en el cuero cabelludo. Si un champú anticaspa sin receta no está funcionando, visita a un dermatólogo certificado para que te recete un champú medicado que contenga selenio, ketoconazol o corticosteroides. Una crema con un inmunomodulador, algo que suprima el sistema inmune, también puede ser prescrito.

Obtén una dosis diaria

Para sacar el máximo provecho de un champú anticaspa, utilízalo a diario hasta que los copos se detengan y la comezón cese. Humedece el cuero cabelludo a fondo en la ducha. Agita la botella para mezclar los ingredientes y vierte una cucharada en tu palma. Separe el cabello en varias secciones y masajear el champú directamente en el cuero cabelludo. Deja actuar durante dos o tres minutos, o según las instrucciones, luego enjuaga bien. Repite el proceso de champú, pero esta vez deja el champú durante cinco minutos antes de enjuagar.

Remedios caseros diarios

Espolvorea un puñado de bicarbonato de sodio en tu cuero cabelludo y frota vigorosamente antes de enjuagar con agua fría, o mezcla unas 5 gotas de aceite de árbol de té en un champú regular. Mezcla vinagre de sidra de manzana en partes iguales y agua en una botella de spray, y luego saturar el cuero cabelludo con la mezcla durante 15 minutos antes del champú. Disminuye la cantidad de gel y la laca de pelo que utilizas, ya que estos productos pueden resecar el cuero cabelludo.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa finn | Traducido por enrique alejandro bolaños flores