Acerca de los cubrepezones usados para la lactancia

Las pezoneras se usan transitoriamente durante la lactancia para corregir determinados problemas que pueden ocurrir cuando se amamanta. Algunos problemas en los que las pezoneras pueden servir de ayuda son los pezones adoloridos, los pezones invertidos, los pezones planos o cuando el bebé no se prende bien al pecho materno. Las pezoneras no son una solución permanente, y la madre que amamanta debe intentar resolver el problema subyacente junto con el uso del dispositivo.

Tipos

Las pezoneras vienen en dos tipos. El más común es el protector de pezón, que está fabricado con silicona flexible y que cubre todo el pezón y la areola. Estos dispositivos contienen uno o más orificios en la punta de la pezonera para permitir que fluya la leche. Por otra parte, la cubierta del pezón es más pequeña, cubre sólo el pezón y está fabricada en plástico. Estas pezoneras no tienen orificios.

Propósito

Las cubiertas del pezón se usan para proteger pezones sensibles o lastimados por el roce contra la ropa o para usarlas como tratamiento para estirar pezones planos o invertidos. Se las usa entre lactancias o durante un período corto antes de dar de mamar. Los protectores del pezón los usan las madres con pezones adoloridos o cuyos bebés no se prenden bien al pecho o son prematuros. Protegen el pezón durante la mamada y están diseñados para canalizar la leche hacia afuera y adentro de la boca del bebé. Según Kellymom, las pezoneras deben considerarse una solución a corto plazo con el objetivo de que el bebé vuelva a alimentarse directamente del pecho materno.

Comprar

Ambos tipos de pezoneras están disponibles en farmacias y en Internet a través de compañías que venden productos para la lactancia. También pueden comprarse en hospitales o a consultoras de amamantamiento, quienes pueden demostrar cuál es la manera correcta de usar estos productos y además ayudar a resolver los problemas subyacentes que condujeron al uso de estos dispositivos en primer lugar. Las pezoneras vienen en diferentes tamaños y se las debe elegir para que quepan tanto en el tamaño de la boca del bebé como en el del pezón de la madre.

Cuidado

A las pezoneras se las debe esterilizar antes del primer uso sumergiéndolas en agua hirviendo durante cinco minutos. Se las debe limpiar profusamente con jabón y agua caliente entre uso y uso y esterilizarlas una vez por día, explica Medela. Toda leche que quede en la pezonera debe desecharse después de haber sido usada, y no guardarla para más tarde, ya que la leche tibia se descompone rápidamente.

Consideraciones

Ni los protectores del pezón ni las cubiertas del pezón pueden corregir los problemas que hacen necesario su uso. Los pezones adoloridos son, con frecuencia, el resultado de un bebé que no se prende bien al pecho, y solo corrigiéndolo se resolverá el problema. Puede resultar difícil destetar al bebé de la pezonera a la que está acostumbrado y que se prenda al pezón de su mamá, según el Dr. Sears. El uso de una pezonera también puede reducir la estimulación del seno, lo que conduce a una reducción en el suministro de leche. Las cubiertas del pezón funcionan bien como un dispositivo de protección temporaria, pero lograr que el bebé se prenda bien al pecho puede ser más efectivo que las pezoneras para corregir los pezones planos o invertidos, explica el Dr. Sears.

Advertencia

Según Drugs.com, el uso de pezoneras de cualquier tipo para la lactancia puede incrementar el riesgo de desarrollar conductos lácteos tapados. Un conducto lácteo tapado puede reducir la velocidad o detener el flujo de la leche, haciendo que a tu bebé le llegue menos leche cuando se está alimentando. También puede hacer que la leche vuelva atrás por el bloqueo, lo que hace que tu pecho se hinche y te duela.

Más galerías de fotos



Escrito por bridget coila | Traducido por irene cudich