Acerca de la consistencia en el entrenamiento para ir al baño

La crianza consistente significa que las reglas y las expectativas son las mismas en todo momento. La consistencia en el entrenamiento del baño hace que esta nueva transición en el desarrollo de tu niño sea menos confusa ya que hace que su mundo sea predecible. El entrenamiento para ir al baño es un importante refuerzo de la independencia de tu niño y requiere de tiempo, paciencia y consistencia tuya para asegurar el éxito.

La importancia de la consistencia

El entrenamiento para ir al baño marca una transición importante en la vida de tu hijo. La consistencia es un elemento clave para enseñar a los niños nuevos comportamientos y ayuda a reducir la ansiedad durante el proceso de entrenamiento. De acuerdo con la Línea de Ayuda para Padres de la University of Alabama, cuando eres consistente, tu hijo sabrá qué esperar de ti. Las expectativas consistentes en el entrenamiento de control de esfínteres aseguran que no esté confundido acerca de lo que quieres que haga, y es menos probable que se resista a usar el orinal como resultado. Sin una rutina consistente para el entrenamiento, tu niño debe adivinar lo que es apropiado y esto lleva a la confusión y sentimientos de insuficiencia.

Creación de una rutina consistente de entrenamiento para ir al baño

Según la American Academy of Pediatrics, un componente vital para una rutina consistente para el entrenamiento de control de esfínteres es crear expectativas razonables que se adapten a las capacidades de tu hijo. Expresa tales expectativas de forma clara y con frecuencia para que tu niño no tenga que adivinar qué es lo que quieres que haga. Una vez que le hayas dicho adiós a los pañales, no regreses a ellos porque sea conveniente para ti. Poner un pañal a tu hijo de vez en cuando lo confunde en cuanto a lo que esperas de él. Puede que le diga que esperas que use el baño en casa pero no mientras estás fuera o en la noche. También es importante asegurarse de que su rutina de baño sea lo más coherente posible. Mantén el orinal en el mismo lugar todos los días y utiliza la misma secuencia de acciones cada vez que tu niño lo use. Tu hijo debe usar el baño, limpiarse y lavar sus manos cada vez. Ten en cuenta que las necesidades, capacidades y comportamientos de tu niño cambian a menudo, y lo que funcionó la semana pasada no podría funcionar hoy. La observación constante asegura que puedas modificar tu plan de control de esfínteres para satisfacer las necesidades y capacidades cambiantes de tu hijo.

Mantener una actitud positiva

La consistencia en el entrenamiento para ir al baño se extiende a la forma en que animas a tu niño a tener una actitud positiva acerca de los esfínteres. La alabanza y la recompensa deben ser consistentes, sobre todo si tu hijo es obstinado o renuente al entrenamiento. Nunca castigues a tu niño cuando tenga un accidente. La consistencia en la alabanza y recompensa significa que refuerzas los comportamientos positivos y no castigas los negativos. Cuando tu hijo utiliza el orinal con éxito, o tiene un día sin accidentes, alábalo u ofrécele una recompensa tangible, como una calcomanía para su cuadro o una actividad favorita. Si tiene un accidente, sé coherente con tu actitud positiva hacia los esfínteres y dile que lo hará mejor la próxima vez.

Consistencia más allá de tu hogar

El entrenamiento para el control de esfínteres debe ser consistente fuera de tu casa para asegurarte de que tu niño no se confunda sobre lo que esperas de él. El CFirst 5 Sonoma County recomienda que te asegures de que todos los cuidadores de tu hijo, que incluyen proveedores de cuidado infantil y abuelos, sigan su rutina de entrenamiento. Determina las palabras que vas a utilizar para las distintas partes y funciones del cuerpo, y asegúrate de que otros cuidadores también las conozcan. Asegúrate de que los cuidadores sepan de tu alabanza y sistema de recompensa, y de que nadie castigue a tu hijo por los reveses en los esfínteres.

Más galerías de fotos



Escrito por renee miller | Traducido por mary gomez