Aceptación en los adolescentes

Cuando tu hijo adolescente es capaz de aceptarse a sí mismo y a los demás, tiene los elementos básicos para una vida social satisfactoria y positiva. A medida que él aprenda a conocerse a sí mismo, comenzará a quererse a sí mismo también. Incluso si no se preocupa por todos los aspectos de su personalidad, si se siente satisfecho consigo mismo, sus compañeros lo aceptarán en su grupo con mayor facilidad. La aceptación, tanto de sus compañeros como suya, es la base para un desarrollo emocional saludable.

Importancia de la autopercepción

Los investigadores de la Universidad de Virginia estudiaron a adolescentes de diversos orígenes, incluyendo grupos étnicos, raciales y socioeconómicos. En este estudio, los jóvenes que en general se sentían bien con ellos mismos atraían a otros fácilmente. Ellos fueron abordados por sus padres en situaciones sociales, independientemente de su popularidad. Los investigadores encontraron que estos adolescentes eran más amables, mostrando un menor grado de hostilidad que los que habían sido calificados como impopulares, señala Science Daily. También, se descubrió que los adolescentes impopulares tienen un débil sentido de su aceptación social, volviéndose cada vez más retraídos y hostiles a medida que crecen.

Beneficios de la aceptación

Los adolescentes que han aprendido a aceptarse a sí mismos y han sido aceptados por sus pares muestran una mayor capacidad para desenvolverse en situaciones sociales. Ellos son más capaces de entender las diferentes emociones, señales del lenguaje corporal y tono vocal. Socialmente, se sienten más cómodos siendo gentiles al nombrar a sus amigos, utilizando el tacto adecuado y estableciendo contacto visual en diversas situaciones. Estos adolescentes son capaces de interactuar, comprometerse y ejercer tacto con los demás. Además, esperan para contribuir a una conversación, por ejemplo, cuando recién se acercan a un grupo de amigos. Los jóvenes que se han aceptado a sí mismos y a los demás pueden entender y explicar su motivación cuando quieren participar en una actividad en particular.

Factores positivos que conducen a la aceptación en los adolescentes

Los adolescentes que han aprendido a aceptarse a sí mismos y a otros han tenido un fuerte apego a su madre o cuidador primario en la infancia. El estilo de crianza de los hijos afecta la forma en que el adolescente finalmente se acepta a sí mismo y a los demás. Un estilo de crianza moderadamente controlada da al adolescente las herramientas que necesita para aprender a negociar las relaciones con sus compañeros. Estos jóvenes tienen varias oportunidades de interactuar con sus pares en diferentes ámbitos, como la escuela, con sus familias, el barrio, actividades deportivas , la iglesia y centros de actividad. Si se reúnen con otros adolescentes de diferentes grupos socioeconómicos y étnicos, son más hábiles para aceptarse a sí mismos y a otros.

Riesgos del rechazo de los compañeros

Los adolescentes que han sido rechazados por sus pares sufren de baja autoestima y, posiblemente, depresión. Si no han aprendido a aceptarse a sí mismos o a otras personas antes de llegar a la adolescencia, pueden experimentar tristeza en privado y en sus relaciones con los compañeros. Estos jóvenes son más propensos a la delincuencia juvenil, deserción y, finalmente, a tener problemas de salud mental. Los adolescentes rechazados abandonan la escuela a una tasa de alrededor del 25 por ciento, en comparación con una tasa del 8 por ciento de los adolescentes que han sido aceptados por sus compañeros, según el sitio web Healthofchildren.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por patricia a. palma