Los aceites vegetales más saludables para cocinar

Tu cuerpo necesita una cierta cantidad de grasa para funcionar de manera adecuada. La elección de las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas por encima de las grasas saturadas y trans, beneficia a tu cerebro, corazón, células, pulmones y sistema inmunológico. Sustituye las grasas dañinas por las saludables y utilízalas para cocinar en lugar de la mantequilla, la margarina y la manteca. Al realizar este sencillo cambio, disminuyes el riesgo de sufrir elevados niveles de colesterol y enfermedades cardíacas.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es una buena fuente de grasas monoinsaturadas que protegen el corazón reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Este tipo de aceite tiene un sabor fuerte que le da un sabor distinto a los alimentos con los que se usa. El aceite de oliva extra virgen tiene un sabor más intenso que las versiones ligeras y en general, produce humo a un punto medio-alto, por lo que es ideal para freír y hornear. También funciona cuando se le utiliza en adobos y aderezos para ensaladas. La Cleveland Clinic considera al aceite de oliva extra virgen, la mejor opción para utilizar en la cocina.

Aceite de canola

El aceite de canola es económico y saludable debido a que es rico en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Con un sabor más suave que el de oliva, el aceite de canola es una buena opción para preparar frituras u horneados. Añade el aceite de canola a tus recetas para controlar los niveles de colesterol, reducir la posibilidad de sufrir enfermedades del corazón y regular los niveles de azúcar en la sangre. El aceite de canola contiene una pequeña cantidad de ácidos grasos omega-3, que son un tipo muy particular de grasas saludables que mejoran tu salud cardiovascular.

Aceite de soja (soybean o soya)

La mayoría de los aceites vegetales están hechos con soja (soybean o soya), lo que los convierte en una buena fuente de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Debido al alto porcentaje de grasas poliinsaturadas, al comer alimentos preparados con aceite de soja mejoras la salud general de tu corazón. Este tipo de aceite produce humo llegado un punto medio, por lo que es una buena opción para utilizarlo en salsas y salteados, además, como no tiene un sabor demasiado fuerte, no cambiará el sabor de los alimentos al cocinar.

Aceite de nuez

Las nueces son una gran fuente de omega-3. Esta es la razón por la cual el uso de aceite de nuez durante la cocción de los alimentos te permite proteger tu corazón y el cerebro, además de mantener un buen estado de ánimo y evitar la depresión. El sabor del aceite de nuez lo convierte en una buena opción para hornear. También es una deliciosa adición para los adobos y aderezos, sin contar con que combina a la perfección con los sabores de las verduras y los mariscos.

Aceite de sésamo (ajonjolí)

El particular sabor del aceite de sésamo (ajonjolí) se presta mucho a los platos asiáticos como es el caso de las mezclas fritas. La producción de humo a punto medio lo hace ideal para preparar salsas y horneados. El aceite de sésamo tiene un contenido muy similar de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas al de los aceites antes mencionados, lo que contribuye a la salud del corazón y a disminuir el riesgo de experimentar altos niveles de colesterol. El aceite de sésamo tostado tiene más sabor, de modo que podrás usar cantidades menores en tus recetas.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por pei pei