Aceites de cocina que soportan altas temperaturas

The Cleveland Clinic explica que no puedes utilizar un sólo tipo de aceite para cocinar para cada situación. Algunos aceites no aguantan todo tipo de calor, como el aceite de linaza, algunos son mejores para cocinar a temperaturas bajas y medias y otros pueden soportar temperaturas más altas. Es importante utilizar el tipo adecuado de aceite para el método de cocina que utilizarás para mantener los beneficios para tu salud que el aceite puede proporcionar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Elige un tipo de aceite que sea adecuado para cocinar a altas temperaturas, entre los cuales se incluyen el aceite de almendra, el de palma, de girasol, de avellana, de aguacate, o el aceite de oliva refinado “ligero”. Estos son los aceites que tienen un alto punto de humo, que es la temperatura en la que el aceite empieza a hacer humo. Más allá de este punto el aceite puede crear radicales libres, los cuales pueden causar cáncer entre otras enfermedades. El aceite de almendra puede soportar hasta 430 grados Farenheit, el de palma hasta 450, el de girasol hasta 440, el de avellana hasta 430, el de aguacate hasta 520 y el aceite refinado de oliva hasta 468 grados.

  2. Toma en cuenta la salud de aceite así como también el método de cocción. Aléjate del aceite de palma pues es posible que más de la mitad de él contenga un 52% de grasas saturadas, mientras que un 38% sean grasas monosaturadas y 10% sean grasas polisaturadas. De entre todos los aceites que soportan temperaturas más altas, los aceites de almendra y de avellana contienen el menor porcentaje de grasas saturadas. Las grasas saturadas pueden incrementar los factores de riesgo de sufrir enfermedades del corazón, como el colesterol alto, mientras que las grasas no-saturadas disminuyen este riesgo.

  3. Utiliza aceites para altas temperaturas para métodos de cocina como la fritura, el sellado y el dorado, pues todas ellas requieren de calor alto. Toma en cuenta que la fritura no es un método para cocinar muy sano.

Consejos y advertencias

  • Los aceites refinados, que incluyen el de girasol, el de maíz, el de cártamo, el de maní, de soja y de ajonjolí, por lo general tienen puntos de humo mucho más altos que los aceites vírgenes. La USDA describe a los aceites refinados como un tipo de aceite que ha sido desgomado, blanqueado, deodorizado y neutralizado para mejorar la calidad del aceite y remover inconsistencias. Sin embargo, los aceites no-refinados traen mayores beneficios a la salud, en el caso del aceite de oliva virgen, este contiene más antioxidantes de polifenol que su versión refinada.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon therien | Traducido por reyes valdes