¿El aceite de pescado mejora el sistema inmunológico?

El aceite de pescado tiene un beneficio teórico para fortalecer el sistema inmunológico, si utilizas la dosis adecuada. Esa dosis se debe determinar con la ayuda de tu médico, quien tendrá en cuenta factores tales como las condiciones de salud y los medicamentos. Ganas en aceite de pescado consumiendo pescado o tomando suplementos.

Importancia del sistema inmunológico

El aceite de pescado puede ayudar en el equilibrio de los eicosanoides de tu cuerpo, que son sustancias similares a las hormonas producidas en las células. Hay tres categorías principales de eicosanoides: los leucotrienos, las prostaglandinas y los tromboxanos. Algunos eicosanoides realizan funciones beneficiosas en el cuerpo, como mejorar tu sistema inmunológico, prevenir los coágulos sanguíneos y reducir el dolor. Otros suprimen el sistema inmunitario, promueven la coagulación de la sangre y aumentar el dolor. Es esencial un equilibrio entre los eicosanoides buenos y malos para lograr una buena salud. Una producción excesiva de eicosanoides malos ayuda a la inflamación y enfermedades crónicas tales como las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer, la depresión, la artritis y la enfermedad de Alzheimer. Los eicosanoides están compuestos por los ácidos grasos en los fosfolípidos, de lo que están hechas las membranas celulares. Tu cuerpo no produce estos ácidos grasos, sino que debes consumirlos. Tu cuerpo utiliza los ácidos grasos omega 3 presentes en el aceite de pescado para producir eicosanoides anti-inflamatorios o "buenos".

Omega 3

El aceite de pescado tiene dos ácidos grasos omega 3, el ácido eicosapentaenoico, o EPA, y el ácido docosahexaenoico, o DHA. Consumir estos ácidos grasos omega 3 puede mejorar la función de tu sistema inmunológico y ayudar a tu cuerpo con la producción equilibrada de eicosanoides "buenos" y "malos". Esto, a su vez, puede prevenir o reducir los efectos de una inflamación crónica, como un mal funcionamiento del sistema inmune, y ayudar en el tratamiento de afecciones que se agravan debido o como resultado de un sistema inmunológico dañado, tal como la enfermedad inflamatoria del intestino, la artritis reumatoide y la psoriasis.

Efectos

La ingesta de grasa total y el consumo de otros tipos de grasas puede provocar efectos inconsistentes al tomar aceite de pescado. Una alta ingesta de grasas totales inhibe tu función inmunológica. La proporción de ácidos grasos omega 6 y omega 3 que consumes también es un factor. Los ácidos grasos Omega 6 producen eicosanoides inflamatorios. Tu salud en general, la ingesta de antioxidantes, tu edad y estado nutricional general también son factores a tener en cuenta. Así, Aunque la evidencia científica de que el aceite de pescado ayuda a mejorar el sistema inmunológico parece convincente, señalar el papel exacto del aceite de pescado en la función del sistema inmunológico es un reto debido a la naturaleza compleja de tu sistema inmunológico y los otros factores involucrados, señala el Dr. Eric M. Gershwin, autor de "Nutrition and Immunology".

Consideraciones

Establece la dosis a suplementar con aceite de pescado con tu médico. Las dosis demasiado grandes en realidad pueden suprimir el sistema inmunológico, señala la University of California Berkeley Wellness Guide to Dietary Supplements. El exceso de aceite de pescado también puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico y, si tienes diabetes, puede disminuir el control de la glucosa.

Más galerías de fotos



Escrito por linda tarr kent | Traducido por rafael ernesto díaz