El aceite de pescado y el dolor de los nervios

Todo dolor involucra los nervios. Los nervios transmiten información desde los receptores en la piel a los tejidos de tu cerebro. Aunque a nadie le gusta el dolor, es un mecanismo de adaptación que evolucionó para alertar a tu cerebro y el cuerpo cuando los tejidos están bajo ataque de algún tipo. El cuerpo, entonces, reúne diversos mecanismos de protección, incluyendo tu atención. Pero el dolor del nervio se refiere más específicamente a un tipo de dolor que se produce como resultado de algo crónico u otras condiciones que provocan sensaciones dolorosas más arriba y más allá de las causadas por el asalto del tejido en un sitio particular. El aceite de pescado puede ayudar a aliviar el dolor del nervio, así como el asociado con procesos inflamatorios.

Dolor del nervio

El dolor del nervio, también llamado neuralgia, es un dolor que sigue el camino del nervio. Tiene muchísimas causas, pero a menudo la causante es desconocida. A veces, un agente externo primario o causa en un lugar determinado a lo largo de la vía nerviosa puede ser identificado. Los productos químicos, inflamación, compresión de los tejidos, daño a los tejidos por un accidente o cirugía y los tumores pueden causar dolor en los nervios. Una forma común, la neuralgia del trigémino, resulta de la inflamación del nervio trigémino, que causa molestias en la cara y la superficie del ojo. Otras formas de neuralgia son provocadas por enfermedades o condiciones específicas, tales como herpes zóster, herpes, enfermedades infecciosas tales como la enfermedad de Lyme, sífilis y la diabetes.

Inflamación y dolor nervioso

Las respuestas inflamatorias contribuyen al dolor de los nervios. Cuando el cuerpo detecta un ataque de a un agente externo, invoca respuestas químicas que involucran a las células blancas de la sangre, que ayudan a librar el cuerpo de los invasores. A veces la respuesta inflamatoria del cuerpo es demasiado fuerte o el cuerpo responde erróneamente como si no hubiera sustancias cuando no las hay. La propia respuesta inmune protectora del cuerpo termina causando más dolor y malestar y a veces el trauma tisular que el agente real. La inflamación contribuye de manera significativa a la experiencia de dolor durante la neuralgia y otros trastornos de dolor.

Inflamación y aceite de pescado

El aceite de pescado contiene varios ácidos grasos, incluyendo los ácidos grasos omega-3 docosahexaenoico, o DHA y ácido eicosapentaenoico, o EPA. DHA y EPA suprimen la respuesta inflamatoria del cuerpo. Los estadounidenses tienden a tener dietas llenas de alimentos que contienen ácidos grasos omega 6, como los aceites vegetales a base de semillas de cártamo, semilla de algodón, maíz y soja. Los ácidos grasos Omega 6 promueven la respuesta inflamatoria. Aunque los ácidos grasos omega 6 son importantes y necesarias, la dieta occidental crea un desequilibrio de las tendencias pro-inflamatorias frente a la anti-inflamatoria en el cuerpo. Se consumen hasta 30 veces más omega 6 que los ácidos grasos omega 3, lo que aumenta la inclinación hacia las respuestas inflamatorias más reactivas.

Aceite de pescado y el dolor inflamatorio

El neorólogo de la Universidad de Pittsburgh Medical Center Joseph Maroon informa que los suplementos de aceite de pescado reducen la percepción del dolor. Los pacientes en el estudio de Maroon tomaron 1.200 mg de EPA y DHA por día, y después de 75 días, casi el 60 por ciento de los participantes dejaron de tomar medicamentos antiinflamatorios para el dolor. Casi el 90 por ciento de los participantes indicó que iban a seguir tomando el aceite de pescado para controlar el dolor.

Aceite de pescado y el dolor neuropático

La neuralgia a menudo se convierte en una enfermedad llamada dolor neuropático. Cuando la neuralgia se convierte en crónica, puede causar el deterioro de la vaina de mielina que rodea y aísla los nervios del dolor. Entonces, como un circuito eléctrico con cables expuestos, los nervios que no deben comunicarse directamente entre sí, se cruzan y crean un circuito de retroalimentación que perpetúa el dolor. Dr. Gorgon Ko describe varios casos de dolor crónico en febrero de 2010 "Clinical Journal of Pain". Cinco pacientes con dolor neuropático experimentaron un alivio duradero por el consumo de altas dosis de EPA y DHA. Las dosis de 2.400 a 7.200 mg por día contribuyeron a una mejoría que se mantuvo hasta por 19 meses.

Más galerías de fotos



Escrito por jon williams | Traducido por verónica sánchez fang