Aceite de pescado y discos herniados

La gran mayoría de los casos de hernias de disco son gestionados de forma conservadora y no requieren intervención quirúrgica. El tratamiento conservador puede implicar descanso limitado en cama, terapia física, educación del paciente, inyecciones de cortisona y prescripción de medicamentos para la reducción del dolor e anti-inflamatorios. La creciente evidencia indica que los suplementos de aceite de pescado pueden reducir la inflamación y el dolor asociado con los discos herniados resultantes de la enfermedad degenerativa de disco.

Enfermedad degenerativa de disco

Hay discos hechos de cartílago que amortiguan los huesos individuales entre las vértebras y evitan que se rocen entre sí. Estos discos tienen un exterior duro y un interior que es similar a un gel. Los traumas pequeños, el estrés diario y el aumento de edad pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad degenerativa de disco. Los pequeños desgarros en el exterior del disco intervertebral pueden causar que el centro similar al gel se seque, lo que resulta en un estrechamiento del espacio entre dos vértebras. Este daño inicial en el disco vertebral puede conducir a otros problemas como hernias de disco y dolor discogénico.

Discos herniados

Cuando un disco intervertebral se hernia, el material gelatinoso en el centro del disco se sale del desgarro y puede ejercer presión contra la médula espinal o inflamar las terminaciones nerviosas con las que entra en contacto, provocando entumecimiento, debilidad o dolor muscular. Las citocinas inflamatorias y el ácido araquidónico están a menudo presentes en el lugar de una hernia de disco, lo que contribuye al dolor de origen discal, según el Dr. Joseph C. Maroon de la University of Pittsburgh School of Medicine.

Aceite de pescado

El tratamiento conservador de la hernia discal sintomática a menudo incluye el tratamiento de la inflamación asociada con fármacos anti-inflamatorios no esteroides, sin embargo el uso a largo plazo de estos AINEs puede tener un efecto negativo en la salud en general. En un estudio publicado por el especialista en Neurología Quirúrgica, Dr. Joseph C. Marron, titulado, "Ácidos grasos Omega-3 (aceite de pescado) como un anti-inflamatorio: una alternativa a los medicamentos anti-inflamatorios no esteroides para el dolor discogénico", demostró que los pacientes que sufren de dolor de cuello y de espalda como resultado de la degeneración del disco o de artritis que tomaron suplementos de aceite de pescado, el 59 por ciento informó una disminución en el dolor articular y el 68 por ciento dejó de tomar AINEs.

Ácidos grasos omega-3

Los suplementos de aceite de pescado contienen ácido docosahexaenoico, o DHA y ácido eicosapentauonic, o EPA, que son ácidos grasos omega-3. Estos ácidos grasos de origen marino Omega-3 inhiben el metabolismo del ácido araquidónico, reduciendo de este modo la generación de prostaglandinas pro-inflamatorias, de acuerdo con la Universidad de Connecticut.

Más galerías de fotos



Escrito por mindy baca | Traducido por roberto garcia de quevedo