Cómo hacer aceite perfumado para masajes con aceite de almendras

Los masajes ayudan a aliviar la tensión, a aflojar los músculos adoloridos y a eliminar toxinas del cuerpo. Puedes hacer que la experiencia sea más disfrutable usando un aceite para masajes endulzado con aceite de almendras. No te confundas con la versión culinaria, este extracto de almendras (también conocido como aceite dulce de almendras ) es un aceite portador. Este tipo de aceites provienen de las semillas y las nueces y cuando los mezclas con aceites esenciales botánicos, puedes crear fusiones aromáticas que se usan por los masajistas. Hacer tu propio aceite de almendras para masajes no te llevará mucho tiempo, si tienes algunos ingredientes fáciles de encontrar y un poco de conocimiento acerca del procedimiento.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 6 onzas (180 ml) de extracto de almendras o de aceite dulce de almendras
  • Botella de vidrio de color marrón oscuro o azul
  • Cuentagotas
  • 8 gotas de tu aceite esencial favorito como lavanda, naranja, romero o enebro
  • Bayas
  • Palo de madera naranja

Instrucciones

  1. Vierte 6 onzas (180 ml) de extracto de almendras en una botella de vidrio de color marrón oscuro o de vidrio azul. El color oscuro de la botella evita que el aceite se eche a perder con el tiempo al impedir el paso de la luz.

  2. Aprieta el extremo de goma de un cuentagotas y sumérgelo en un aceite esencial. Suelta la goma para absorber el aceite con el tubo.

  3. Dispensa 8 gotas del aceite esencial en la botella que contenga el extracto de almendras. Mezcla bien la poción con un palo de madera naranja.

  4. Enrosca firmemente la tapa en la botella y almacénala en la parte posterior del refrigerador hasta que desees usarla.

Consejos y advertencias

  • Entibia levemente el aceite antes de usarlo para los masajes.
  • Antes de usar el aceite, pruébalo en una pequeña porción de la piel para asegurarte de que no tienes reacciones negativas en la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey beth | Traducido por alejandra prego