¿El aceite de oliva estabiliza la glucosa sanguínea?

El aceite de oliva se ha utilizado en los países que bordean el mar Mediterráneo desde hace miles de años. Hecho de la molienda de aceitunas enteras, el aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados, especialmente el ácido oleico. Los ácidos grasos monoinsaturados están vinculados a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, así como también afectan los niveles de glucosa en la sangre. La estabilización de los niveles de glucosa en sangre es especialmente importante para los diabéticos, que tienen dificultad con la hiperglucemia debido a una falta de insulina o resistencia a la insulina. Agregar aceite de oliva a tu dieta es una opción saludable, ya sea si tienes diabetes o no.

Glucosa en la sangre

La glucosa es un azúcar simple que al igual que todos los tejidos de tu cuerpo, especialmente el cerebro, dependen de la producción de energía. Los hidratos de carbono son la fuente primaria de glucosa, que viaja en el torrente sanguíneo y es entregado a las células con la ayuda de la hormona insulina. Los diabéticos están especialmente preocupados por sus niveles de glucosa en la sangre, ya sea porque no segregan suficiente insulina en el páncreas o sus tejidos son menos sensibles a los efectos de la insulina. Cuando los niveles de glucosa en la sangre son muy altos en el corto plazo, el estado de ánimo y el comportamiento son afectados. La glucosa en sangre crónicamente alta, conocida como hiperglucemia, es tóxica para varios tejidos, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es rico en ácido oleico, ácido palmítico, flavonoides, antioxidantes como la vitamina E y carotenoides, y un compuesto llamado oleuropeína, de acuerdo con "Principles and Practice of Phytotherapy: Modern Herbal Medicine". La oleuropeína parece promover el colesterol "bueno" HDL y reduce el colesterol "malo" LDL. El aceite de oliva extra virgen contiene más ácido oleico y otros nutrientes que otros tipos de aceite de oliva. Este tipo de aceite, además, es el menos procesado, contiene más polifenoles, que impactan en los niveles de glucosa en la sangre.

Efectos sobre la glucosa en sangre

El aceite de oliva ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en sangre retardando la digestión en el estómago y permitiendo una liberación más uniforme distribuida de la glucosa en el torrente sanguíneo. Numerosos estudios clínicos han llegado a la conclusión de que el aceite de oliva puede reducir significativamente los niveles de glucosa en sangre en los diabéticos, informa el "Natural Standard Herb & Supplement Reference: Evidence-Based Clinical Reviews". La investigación ha demostrado que los diabéticos pueden reducir sus niveles de azúcar en la sangre hasta el punto de que que requieren menos insulina sintética. A los diabéticos se les suele decir que seguir dietas bajas en grasa ayuda a prevenir daño al corazón, pero las grasas monoinsaturadas, como el ácido oleico, proporcionan varios beneficios para la salud.

Otros beneficios

Además de reducir el colesterol y estabilizar los niveles de glucosa en la sangre, el aceite de oliva reduce la inflamación y previene las complicaciones diabéticas, como el accidente cerebrovascular y el ataque cardíaco. La inflamación es considerada una de las causas de la diabetes, ya que contribuye a la resistencia a la insulina.

Recomendaciones

Compra aceite de oliva de alta calidad que puedas costear para obtener la mayor cantidad de beneficios para tu salud. El aceite de oliva extra virgen es de la primera prensada de las aceitunas y es el menos procesado. Es mejor cuando es prensado en frío y sin filtrar, lo que le da un profundo color amarillo dorado. Trata de añadir entre 1 y 3 cucharadas de aceite de oliva a cada comida y observa cómo responden tus niveles de glucosa en la sangre. Consulta con tu médico antes de cambiar tu dosis de insulina sintética.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por mayra cabrera