Aceite de limón y hamamelis para el rostro

Quienes sufren de enfermedades de la piel como el acné, los herpes labiales y la dermatitis pueden encontrar alivio en preparaciones que contienen aceite de limón y hamamelis. Estos sencillos astringentes, cuando se los emplea con moderación, puede ser efectivos para tu piel y la secarán menos que ingredientes abrasivos como el peróxido de benzoílo y el ácido salicílico.

Acné

Los efectos astringentes del hamamelis y del aceite de limón pueden ayudarte a secar los granos del acné y el exceso de sebo. El sitio web Mothernature.com sugiere agregar aceite de limón a un tonificador preparado con hamamelis y vinagre para limpiar la piel grasa. Para las personas que tengan una piel propensa a los granos, los astringentes comerciales pueden producirles descamaciones. El hamamelis es más suave y te permite tratar tus granos sin secarlos excesivamente.

Dermatitis

Según la Clínica Mayo, las compresas de hamamelis pueden ayudar a calmar la picazón de la dermatitis, una condición en la que la inflamación conduce a una piel seca e irritada. Rascarse la piel inflamada por la dermatitis empeora la condición, lo que genera un círculo vicioso consistente en rascarse y obtener un alivio temporario. Para hacer una compresa de hamamelis, sumerge apósitos de gasa en la solución, aprieta el apósito para quitar el exceso de líquido y coloca la gasa sobre tu piel. Para un mayor alivio a tu escozor, agrega una gota de aceite de limón o de un jugo de limón exprimido dentro de una botella que contenga hamamelis y guárdala en el refrigerador entre uso y uso.

Otros usos para la piel

El University of Maryland Medical Center afirma que los pacientes que aplicaron una crema de bálsamo de limón (también llamado melisa) a sus herpes labiales causados por el virus del herpes simple sintieron alivio en cuanto a la inflamación y el enrojecimiento al cabo de sólo dos días. El aceite de limón también actúa como exfoliante, ayudando a remover las células muertas de la piel. El maquillador Shalini Vadhera sugiere aplicar compresas de hamamelis en los ojos hinchados durante cinco minutos para ayudar a reducir la hinchazón y las ojeras. También se puede usar tanto el aceite de limón diluido como el hamamelis para limpiar cortes pequeños en la piel.

Consideraciones

Cualquier astringente puede irritar y secar tu piel, por lo que siempre debes usar hamamelis y aceite de limón con moderación. Si sientes irritación y escozor después de usar algunos de los dos, interrumpe su uso y emplea un producto de limpieza facial suave. Puesto que el aceite de limón es muy concentrado, debes diluirlo en agua o en un aceite de base ante de usarlo sobre la delicada piel del rostro. Si presentas alguna reacción adversa o alguna molestia por los efectos del aceite de limón o el hamamelis, consulta a un dermatólogo.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por irene cudich