Abstinencia de cafeína y dolor muscular

La cafeína es un estimulante natural que se encuentra en algunas plantas, incluyendo los granos de la planta de café, las hojas de té, los granos de cacao y en la nuez de cola. Ayuda a posponer el adormecimiento y estimula el sistema nervioso central, lo que permite que te sientas más alerta y con mejor concentración. Si decides eliminar el café y los estimulantes similares de tu dieta, puedes presentar abstinencia a la cafeína. Uno de cuyos síntomas es el dolor muscular.

Síntomas


El dolor de cabeza puede ser un síntoma de la abstinencia de cafeína.

La abstinencia de cafeína ocurre cuando de repente dejas de consumir productos con cafeína como los refrescos habituales, tés y bebidas con café. Los síntomas de la abstinencia incluyen dolor de cabeza, fatiga, náuseas, falta de concentración, irritabilidad y dolor muscular. El dolor muscular se produce sobre todo en tu parte superior del cuerpo, incluidos los hombros y el cuello. Puedes experimentar los síntomas dentro de las 24 horas de tu última taza de café o lata de refresco. El consumo de más cafeína ayudará a disminuir los síntomas pero si estás tratando de eliminar el estimulante de tu sistema, puedes controlar los síntomas con ibuprofeno o paracetamol. También puedes aliviar el dolor muscular aplicando chorros de agua caliente o una compresa caliente en los músculos tensos.

Causas


Cuando interrumpes la ingesta de cafeína, puede ocurrir dolor muscular.

Michael Kuhar, jefe de neurociencia en la Emory University de Atlanta, explica a CNN Health que la cafeína impide que los receptores en el cerebro dilaten los vasos sanguíneos que conducen a dolores de cabeza y dolor corporal. La interrupción de ingestión de cafeína puede producir dolor muscular y de cabeza en grados leve a profundo.

Impacto


El dolor muscular es un efecto colateral desagradable de la abstinencia de cafeína.

Tus músculos soportan todo tu cuerpo para que puedas moverte y flexionarte para producir energía. Tus grupos musculares soportan tus huesos y otros órganos y también desempeñan un papel en el metabolismo a través de las proteínas en la sangre. Generalmente, la abstinencia de cafeína es inofensiva pero cuando los músculos se ven afectados por el dolor o el malestar, puede dificultar la descomposición de la proteína, lo que puede conducir a más dolor y debilidad muscular, según un artículo publicado en "The American Journal of Clinical Nutrición" en 2006.

Prevención


Deja de consumir cafeína lentamente.

La mejor manera de prevenir la abstinencia de cafeína es limitar severamente el uso. Interrumpir drásticamente su consumo puede causar dolor muscular y otros efectos secundarios. Limita gradualmente el uso para evitar el impacto en tus músculos y el sistema nervioso central. En lugar de tres latas de refrescos con cafeína por día, recorta a media o una lata hasta que no consumas nada con cafeína. Reemplaza los refrescos, tés y cafés por sus alternativas sin cafeína.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por sofía bottinelli