Absorción nutricional después de la extracción de la vesícula biliar

La vesícula biliar sirve principalmente como una unidad de almacenamiento de la bilis, que se libera desde el hígado para digerir las grasas para que puedan ser absorbidas. Durante la cirugía de la vesícula biliar, el cirujano la extirpa por lo general porque se ha llenado de cálculos biliares. Los cálculos biliares pueden viajar desde la vesícula hacia el conducto biliar y se alojan allí, bloqueando el flujo de la bilis. Si la bilis no puede llegar al intestino delgado, las grasas no se pueden desglosar y ser absorbidas.

Producción de bilis

La bilis se produce en el hígado y es almacenada en la vesícula biliar. Cuando comes, la vesícula se contrae y aprieta la bilis a través del conducto biliar común hacia el intestino delgado, donde descompone las grasas. Las grasas son absorbidas en el torrente sanguíneo y se utilizan o se almacenan para su uso como energía. La bilis es una parte necesaria de la descomposición de las grasas y su absorción, incluso después de la extirpación de la vesícula biliar. Dado que el hígado produce la bilis, la producción de la bilis no se ve afectada por la cirugía de la vesícula biliar, pero debido a que la vesícula biliar ya no almacena el exceso de bilis, se libera más en el intestino delgado. El conducto biliar común puede aumentar de tamaño para contener el exceso de bilis.

Liberación de bilis después de la cirugía

Después de la cirugía de la vesícula biliar, más bilis se produce y se libera en el intestino delgado debido a que la vesícula biliar ya no almacena la bilis para su liberación durante una comida. Las sales biliares normalmente son reabsorbidas y reutilizadas; después de la eliminación de la vesícula biliar, la cantidad de sales biliares en el intestino puede ser más de la que puede ser reabsorbida. El exceso de bilis puede terminar en el intestino grueso o colon, donde causa urgencia para ir al baño y la frecuencia que se produce inmediatamente después de comer, llamada diarrea de sales biliares.

Dieta postoperatoria

Durante las primeras semanas después de la cirugía de la vesícula biliar, el médico te recomendará una dieta baja en grasa para reducir el estrés de la producción de bilis después de la cirugía. Sin embargo, la mayoría de las personas pueden reanudar una dieta normal dentro de cuatro a seis semanas después de la cirugía, a menos de que se presenten complicaciones como diarrea de sales biliares. Si la diarrea es un problema, la restricción de cafeína, los productos lácteos y azúcares refinados, además de grasas, pueden ayudar a controlar la diarrea. Si la diarrea continúa después de las primeras seis semanas, habla con tu médico acerca de los medicamentos que pueden ayudar a tratar la diarrea de sales biliares.

Complicaciones

La diarrea crónica puede afectar tu capacidad de absorber los nutrientes. Seguir una dieta baja en grasas puede ayudar a reducir la diarrea. Los medicamentos como la resina colestiramina para reducir el colesterol, que es un polvo que se mezcla con agua o Colestid, una tableta, pueden ayudar a reducir los síntomas mediante la absorción de la bilis y la eliminación en las heces. Los medicamentos antidiarreicos sin receta también pueden ayudar.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por verónica sánchez fang