Cómo abordar los problemas de conducta del niño durante un divorcio

Aunque puedas pensar que la corta edad de un niño pequeño lo aislará de algunos de los efectos de un divorcio, esto probablemente no sea así. Un niño tiene la suficiente madurez para darse cuenta de que uno de los padres ya no vive en el hogar y esta ausencia puede crear un gran vacío para tu hijo. Puedes notar problemas de conducta en el niño, en cómo reacciona y procesa un divorcio, por lo cual debes mantener una estrecha vigilancia sobre él durante este tiempo difícil.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Comunícate con claridad acerca de tu hijo con tu ex pareja en relación con la programación, la atención y preocupaciones específicas con respecto al comportamiento, sugiere Kim León, especialista de la extensión del estado en la University of Missouri Extension. Trata de dejar de lado las emociones personales y los conflictos para que puedas centrarte en las necesidades de tu hijo. La comunicación y la consistencia serán especialmente importantes si el niño pasa tiempo con ambos padres. Esfuércense por proporcionar atención similar y coordinada para evitar el estrés y la confusión por parte del niño.

  2. Observa señales de que tu niño está reaccionando negativamente al divorcio, sugiere Daniel Pickar, PhD, de la Sonoma County Medical Association. Si observas más rabietas y un comportamiento inestable, cambios en la alimentación y en el sueño, agresión, pesadillas, regresión o síntomas físicos de enfermedades tales como dolores de cabeza o dolor de estómago, tu hijo podría estar mostrando señales de que está teniendo problemas para enfrentar tu divorcio.

  3. Proporciona tanto amor y atención a tu niño como sea posible, aconseja el Dr. William Sears, pediatra y autor. Abraza, habla, juega y simplemente participa en las actividades diarias normales para aumentar la seguridad y la confianza de tu hijo.

  4. Permanece constante sobre rutinas, normas y consecuencias para dar continuidad a tu hijo. Es común que las reglas y las expectativas sean poco exigentes durante el proceso del divorcio, aconseja el Dr. Sears. Esto puede ocurrir cuando los padres experimentan por separado el estrés y la fatiga del divorcio y de la crianza de sus hijos en lugar de hacerlo como un equipo. Aunque puedas sentirte cansado y distraído, esfuérzate por mantener las reglas y las consecuencias que tu niño siempre ha conocido para que no se sienta confundido y desorientado.

  5. Consulta con el médico de tu hijo si observas comportamientos que te preocupan. Después de explicar la situación y permitirle al médico evaluar a tu hijo, puedes recibir una referencia o recomendación para que un terapeuta pueda ayudar a tu niño a través de la transición. El terapeuta también debe ser capaz de dar sugerencias y consejos para ayudar a tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por luis alberto fuentes schwab