¿Puedo hacer abdominales (crunches) si estoy embarazada?

Hacer ejercicio durante tu embarazo puede ayudarte a tener un parto más sencillo y a recuperar tu forma rápidamente después del nacimiento de tu bebé. A menos que tu doctor aconseje lo contrario, sigue una rutina regular de ejercicio cuando estás embarazada, que puede incluir movimientos como abdominales (crunches), siempre y cuando sigas algunas medidas básicas de seguridad.

Beneficios

Hacer abdominales durante tu embarazo puede ayudarte a mantener la fuerza de tu espalda, lo que te será de mucha ayuda conforme el crecimiento de tu bebé haga que tu columna y espalda realicen más esfuerzo. Los abdominales (crunches) pueden ayudarte a mantener un peso saludable, a conservar una buena postura y una adecuada circulación de sangre durante los 9 meses que durará la experiencia. Otros beneficios son un mejor humor, menos dolores de espalda y más energía.

Pistas

Si no sabes si realizar alguna actividad física, una solución es escuchar a tu cuerpo, ya que él te dirá cuando te esfuerces demasiado. Siempre que hagas abdominales (crunches) u otros ejercicios, detente si sientes incomodidad, mareo o que te falta el aire. Si experimentas tensión en la espalda disminuye la intensidad de tus abdominales o suspéndelos por completo. Otros signos de peligro que debes vigilar al ejercitarte son sangrado vaginal y dolor en la cabeza, pecho o abdomen.

Seguridad

A muchas madres embarazadas no les gusta recostarse sobre sus espaldas por la dificultad e incomodidad que implica levantarse, especialmente durante el último trimestre. De acuerdo con el sitio de Internet "Pregnancy.org", los abdominales completos son un ejercicio seguro para la madre hasta comienzos del segundo trimestre, cuando será necesario que realices otra versión de los abdominales que no ejerza tanta presión sobre el bebé que se está desarrollando. Conforme la fecha de parto se aproxime considera elegir abdominales de oblicuos (oblique crunches) que pongan el mayor esfuerzo en los músculos de los costados.

Variaciones

Cuando hagas abdominales utiliza una bola de estabilidad para aliviar la presión sobre tu espalda baja y reducir el esfuerzo que haces sobre el vientre. Una bola de estabilidad o bola de ejercicio es una esfera de hule inflada que se utiliza para llevar a cabo una gran variedad de ejercicios (todos ellos pueden ser útiles durante tu embarazo). Siéntate en la bola con las rodillas dobladas en un ángulo de 45 grados y los pies apoyados en el suelo, y luego camina hacia adelante hasta que la bola quede posicionada contra tu espalda baja. Realiza tus abdominales entrecruzando los dedos sobre el pecho y elévate sólo hasta donde te sea cómodo.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por karly silva