6 maneras de cocinar camarón

No es de sorprenderse que el camarón sea tan popular en Estados Unidos. Este crustáceo es ligeramente dulce y de carne relativamente robusta, lo cual lo vuelve adecuado para una amplia variedad de platillos. Aunque se les considere pesados, el camarón frito y el scampi de camarón en mantequilla son quizás los dos platos más comunes de camarón que existen, hay una gran variedad de opciones que son menos pesadas y que también tiene mucho sabor.

Fritos

Dado que el camarón se cocina muy rápido, son buenos para hacer sofritos. Calienta una pequeña cantidad de aceite en un sartén y cocina el camarón con jengibre picado y con algunos vegetales blanqueados, los guisantes son un buen complemento para el camarón. Finaliza el sofrito con una sencilla salsa agregando algún líquido con sabor, como vino de arroz y un poco de maicena mezclado con agua.

Asados

El camarón asado en el horno es una manera sencilla de cocinar grandes cantidades de camarón de una sola vez. Calienta el horno de vuelta a una temperatura de 500 grados Farenheit. Cubre ligeramente los camarones con aceite y rocíalos con especias y hierbas frescas. Asa los camarones en una sola capa sobre una hoja para hornear con bordado. Sirve los camarones ya listos solos o con un acompañamiento de pasta.

Hervidos

Al igual que el langostín, el camarón con piel se vuelve jugoso y suculento cuando se hierve en un suculento caldo para mariscos. Prepara un caldo picante con algunos condimentos de Cajun. Cocina los camarones en el caldo durante algunos minutos y luego, baja el calor y deja que reposen durante unos cuantos minutos o más. Remueve los camarones con una cuchara ranurada, guardando el caldo para servirlo después en una salsa de dip.

A la parrilla

El camarón grande y carnoso es ideal para cocinar en una parrilla. Cubre ligeramente los camarones con aceite y con una selección de hierbas y especias, y luego, atraviésalos con unos palos para manejarlos con facilidad sobre la parrilla. Sirve los camarones asados como plato principal, como acompañamiento para ensaladas o como relleno para unos tacos.

Al vapor

Hornear los camarones en empaques de papel crea un efecto de cocción al vapor que confiere al camarón un gran sabor. El término para esta técnica de cocina clásica es “en papillote”. Envuelve las porciones individuales de camarón en papel aluminio o papel de pergamino con una rociada de algún líquido aromático, como vino blanco. Asegúrate de que los paquetes estén firmemente sellados, luego colócalos en una cazuela y hornéalos a 400 grados Farenheit.

Molidos

El camarón, crudo y molido, se mantiene unido con facilidad lo cual lo hace bueno para preparar hamburguesas mezclado con otros ingredientes. Muele algunos camarones en un procesador de alimentos junto con tu vegetales preferidos o aderezos como cebolla, pimientos y hierbas frescas. Mézclalos con algunos trozos de camarones adicionales para mejorar la textura. Utiliza esa mezcla para formar unas hamburguesas y luego cocínalas sobre una parrilla o sobre un sartén caliente cubierto ligeramente de aceite.

Cocción

Sin importar el método de cocina que utilices, el camarón cuando se cocina se vuelve rosa en el exterior y opaco en su interior. Al calor directo, sobre una estufa o sobre una parrilla, un camarón de tamaño medio necesita de unos 2 minutos por cada lado. Al calor indirecto, como en un horno, al camarón le toman unos 10 minutos cocinarse completamente. El camarón demasiado cocido es duro y correoso, así que debes removerlo del horno tan pronto como se ponga rosa por fuera y opaco por dentro.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsay lau | Traducido por reyes valdes