5 enfermedades y desórdenes en el sistema circulatorio

El sistema circulatorio o el sistema cardiovascular, está formado por el corazón, venas, arterias y capilares. Este sistema se encarga de llevar oxígeno y nutrientes a todas las partes del cuerpo. Las enfermedades del corazón y otros problemas circulatorios son fuentes importantes de discapacidad y muerte. La American Heart Association informa que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en los Estados Unidos.

Aneurisma aórtico

La aorta es el vaso sanguíneo principal que lleva sangre desde el corazón. Un abombamiento de una parte de esta arteria se denomina aneurisma. Los aneurismas grandes o de rápido crecimiento pueden romperse, provocando pérdida significativa de sangre en la cavidad abdominal. La mayoría de los aneurismas ocurren en la zona abdominal, pero algunos comienzan más arriba en el pecho, según la Society of Thoracic Surgeons. Por lo general, los aneurismas aórticos no causan síntomas. Si se presentan síntomas, éstos pueden incluir dolor de espalda, pecho o abdominal. Un paciente puede ser consciente de una sensación pulsátil alrededor del área del ombligo. Las opciones de tratamiento varían desde la espera vigilante hasta la cirugía, dependiendo del tamaño y la ubicación del aneurisma.

Aterosclerosis

En la aterosclerosis, o endurecimiento de las arterias, una sustancia llamada placa se acumula en las arterias. Las placas se componen de células, tejido conectivo y ciertas grasas. Estos depósitos desarrollan parches a lo largo de las paredes internas de las arterias grandes y medianas. El crecimiento de las placas puede bloquear el flujo de sangre y oxígeno a las zonas afectadas, que puede dar lugar a un ataque al corazón o un derrame cerebral. El tabaquismo y la hipertensión arterial son dos factores de riesgo importantes para el desarrollo de la aterosclerosis.

Trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda es una condición en la que se forma un coágulo de sangre en una de las venas profundas, generalmente en el muslo o la pantorrilla. El coágulo es una aglutinación de sangre dentro del vaso. Muchas personas con esta afección no tienen síntomas, pero pueden tener dolor en las piernas, hinchazón o decoloración de la piel en la zona afectada. El principal peligro de una trombosis venosa profunda (TVP) es que una parte del coágulo puede desprenderse y viajar a los pulmones, de acuerdo con el National Heart lung and Blood Institute. Cuando esto sucede, se llama una embolia pulmonar. Entonces la gente puede experimentar dificultad para respirar y dolor al respirar profundamente. Los factores que contribuyen a la formación de una trombosis venosa profunda son estar postrados en cama, estar mucho tiempo sentados, un traumatismo en la zona, el embarazo y la obesidad. Tratamiento farmacológico es a menudo utilizado para disolver los coágulos.

Poliarteritis nodosa

La poliarteritis nodosa (PAN) es una grave enfermedad inflamatoria de las arterias pequeñas y medianas. Muchos sistemas corporales están involucrados, incluyendo la piel, el sistema nervioso central, el corazón, los riñones y el tracto intestinal, informa el Johns Hopkins Vasculitis Center. La PAN es comúnmente asociada con infección por hepatitis B, pero en la mayoría de los casos se desconoce la causa de la enfermedad. Los síntomas de la PAN son muy variables, aunque la fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso, fatiga y dolores musculares y articulares son típicos. El tratamiento de la enfermedad depende de la extensión y que partes del cuerpo están implicadas. Los corticosteroides y otros fármacos inmunosupresores se utilizan a menudo.

Malformaciones arteriovenosa

Las malformaciones arteriovenosas (MAV), son ovillos anormales de vasos sanguíneos dentro de un área del sistema circulatorio. Se desarrollan, ya sea antes o inmediatamente después de nacer, según el National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Las MAV que se forman en el cerebro o la médula espinal pueden causar problemas especialmente graves e incluso la muerte. La mayoría de las personas con malformaciones arteriovenosas cerebrales o de la médula espinal experimentan pocos o ningún síntoma. Si se presentan síntomas, es porque o bien la AVM está provocando una disminución de oxígeno en la zona, sangrado, o pulsación sobre una estructura vital. Los dolores de cabeza, convulsiones y parálisis son algunos efectos posibles. Las MAV resultan en la muerte de alrededor de 1 por ciento de las personas con la condición cada año.

Más galerías de fotos



Escrito por kalli harrison | Traducido por mariana perez