5 datos sobre comer sano

Una alimentación sana puede parecer complicada y cara, con el gran número de las dietas de moda disponibles. Sin embargo, la alimentación saludable es menos complicada de lo que piensas. Es posible comer una dieta saludable eligiendo los alimentos en función de la variedad, equilibrio y moderación. Las consecuencias de la mala alimentación, como la obesidad y sus problemas de salud relacionados, hacen que la alimentación saludable sea importante para todos.

Comer sanamente es posible con un presupuesto

La alimentación saludable es posible, incluso en el presupuesto más ajustado. Programas de nutrición del USDA como los que son para mujeres, bebés y niños, el Supplemental Nutrition Assistance Program, School Nutrition Programs y The Emergency Food Assistance están disponibles para ayudar a las personas y familias necesitadas de obtener alimentos nutritivos. Algunas grandes maneras de ahorrar dinero en alimentos nutricionalmente son para elegir las frutas y hortalizas en conserva y congeladas, los productos lácteos bajos en grasa fresca en tamaños más grandes, evita las ensaladas mixtas y usa frijoles secos y guisantes como una fuente barata de proteínas.

Comer sano es importante para bajar el riesgo de enfermedad

Comer sano es importante desde el momento en que se nace, durante toda tu vida. Tu dieta, incluso a una edad temprana, puede tener consecuencias para una salud duradera. De acuerdo con la Academy of Nutrition and Dietetics, los niños que sufren de obesidad infantil son más propensos a ser obesos en la edad adulta. Más tarde en la vida, estas personas con sobrepeso u obesidad tienen un riesgo más alto para una gran variedad de enfermedades, como la enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, cáncer, diabetes tipo 2, presión arterial alta, el colesterol alto y la osteoartritis. Debido a estos riesgos para la salud, es importante mantener una dieta saludable durante toda tu vida.

No toda la proteína es creada igual

La proteína magra es el camino a seguir para una alimentación saludable, según el USDA. Las fuentes de proteínas grasas, como la carne molida regular o perros calientes, pueden contribuir a los "malos" niveles de colesterol o LDL. Los niveles altos de grasa en la dieta también pueden hacer que consumas más calorías de las que realmente necesitas. En cambio, elige fuentes de proteínas magras como pollo, carne molida de res, pescado y frutos secos para satisfacer tus necesidades de proteínas.

Comer sano es una elección de estilo de vida, no una dieta de moda

La Academy of Nutrition and Dietetics dice que no se debe tratar de seguir una dieta que no se puede seguir por el resto de tu vida. Si un plan de dieta afirma que causará la pérdida rápida de peso, tiene limitaciones extremas, requiere combinaciones específicas de alimentos, utiliza un menú rígido o afirma que no hay necesidad de hacer ejercicio, es probable que sea una dieta de moda. Las dietas de moda no suelen dar lugar a la pérdida de peso a largo plazo y pueden ser perjudiciales para tu salud. En su lugar, centra el cambio de tus hábitos alimenticios durante un período más largo y da pequeños pasos hacia un estilo de vida saludable en el comer.

Variedad, balance y moderación son claves para comer sano

La variedad, equilibrio y moderación son tres de los conceptos más importantes a tener en cuenta para una alimentación saludable. Comer una amplia variedad de alimentos puede ayudarte a obtener el máximo de nutrientes como sea posible y mantener tu dieta. Una dieta balanceada e interesante incluye cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas, grasas y otros nutrientes importantes para la salud. Los planes de alimentación equilibrada pueden ayudar a evitar la sobrecarga de un nutriente, descuidando otros. La moderación es la capacidad de reconocer el hambre de tu cuerpo y señales de saciedad. Al centrarte en la moderación, puedes evitar comer demasiado.

Más galerías de fotos



Escrito por dakota karratti | Traducido por verónica sánchez fang