5 autoexploraciones de salud que toda mujer se debe hacer

Si no observas estos pequeños síntomas, podrías omitir algo grande.

Mira, incluso los cambios más pequeños (desde una nueva línea en tus uñas hasta un bulto en tu párpado) pueden ser alertas de una afección.

Te realizas un examen de mama en la ducha cada mes. Vas a ver al médico cada vez que encuentras un nuevo lunar. Pero es posible que de todas formas no notes la mayoría de las cosas que tu cuerpo te está diciendo. Mira, incluso los cambios más pequeños (desde una nueva línea en tus uñas hasta un bulto en tu párpado) pueden ser alertas de una afección , algunas de las cuales comprometen la vida, tal como dice el Dr. Michael Smith, jefe editor médico de WebMD. Y como tu médico te ve una vez al año (por 10 minutos, ¿no?) es más crítico estar en sintonía con tu cuerpo, según Smith. "Conoces tu cuerpo mejor que nadie (incluso mejor que tu médico)". "Tú sabes si algo no está bien o es diferente". Aquí verás cinco de los más sorprendentes...

Revisa: Tu flujo

Si ves: "manchas" durante todo el mes.

Esto podría significar: la mayoría de las mujeres achacan el sangrado vaginal irregular al estrés y esa muy bien podría ser la causa. Pero, según Smith, también podría ser endometriosis, fibromas uterinos o incluso cáncer de útero. Cuando este tipo de cáncer se vuelve invasivo y comienza a atacar los tejidos cercanos, la mujer puede experimentar sangrado vaginal que ocurre entre los períodos, después de tener sexo o después de la menopausia.

Seguimiento: visita a tu ginecólogo. El cáncer de útero es la causa principal de muerte por cáncer en las mujeres, pero un Papanicolau anual puede evitar tu riesgo. Durante tu examen, un Pap ayudará a analizar la posible presencia de células cancerígenas o pre-cancerígenas, mientras que un examen pélvico puede ayudar a identificar afecciones como endometriosis y fibromas uterinos que también pueden contribuir al sangrado vaginal irregular. Si todos los análisis están bien, quizás puedas preguntar si está bien que tomes anticonceptivos orales para ayudarte a regular tu ciclo menstrual.

Revisa: tus uñas

Si ves: líneas oscuras en la base de tus uñas.

Esto podría significar: los lunares mutantes no sólo son signos de cáncer de piel (la enfermedad también puede desarrollarse bajo tus uñas). Según Smith, las tiras amarillentas, marrones o negras todas pueden ser signos de daño celular, posibilidad de melanoma, la forma muerta de cáncer de piel. Una persona muere por esta enfermedad cada hora según la American Cancer Society, y en los años recientes, la tasa de melanoma ha ido aumentando más dramáticamente en mujeres jóvenes.

Seguimiento: visita a tu médico, que puede ser un dermatólogo. ¿La buena noticia? Con una detección temprana, localizada y un tratamiento, alrededor del 98 por ciento de los casos son curables, según la American Cancer Society. Mientras estés allí, habla con tu médico sobre tu riesgo de melanoma general. La piel blanca, la extensa exposición al sol y tener una o más quemaduras del sol durante la niñez también puede aumentar tus posibilidades. Recuerda, el cáncer de piel tarda décadas en desarrollarse, por lo que incluso si ahora utilizas pantalla solar, tus días de quemaduras de sol como niño, igualmente te ponen en riesgo.

Revisa: tu cutis

Si ves: brote de espinillas o cabello grueso.

Esto podría significar: culpa a las hormonas (y el síndrome de ovario poliquístico). La afección, marcada por la resistencia a la insulina, los períodos irregulares y una sobreproducción de hormonas sexuales masculinas puede desencadenar la piel oleosa y llena de granos y el crecimiento de vellos gruesos en tu rostro, pecho, estómago, espalda, pulgares y dedos de los pies. "Los síntomas son casi iguales a los de la pubertad en los hombres", señala Smith. No te avergüences. Nada menos que una de 10 mujeres en edad fértil tiene PcOS, según la Office on Women's Health en el EE.UU. Department of Health and Human Services. Puede ser un factor de riesgo para serios problemas como infertilidad, síndrome metabólico y diabetes.

Seguimiento: consulta a tu médico para una evaluación. Él puede realizar un examen pélvico, un análisis de sangre o un ultrasonido vaginal para diagnosticar la afección. Aunque actualmente no hay cura para esta enfermedad, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a manejar los síntomas, mientras que la combinación con píldoras anticonceptivas pueden disminuir los niveles de andrógenos de tu cuerpo, según la American Congress of Obstetricians and Gynecologists.

Revisa: tus axilas

Si ves: un parche de piel oscura y rugosa.

Podría significar: a menos que hayas tenido un desliz con el autobronceador, podrías tener diabetes. El exceso de insulina en tu torrente sanguíneo puede hacer que las células de tu piel se multipliquen anormalmente rápido, desencadenando una acumulación de tejido y melanina (alias "pigmento de piel"). Esto puede hacer que la piel debajo de tus brazos se sienta más gruesa y luzca más oscura.

Seguimiento: un simple análisis de sangre puede determinar si tienes la enfermedad, que afecta a más de 12,6 millones (o 10,8 por ciento) de mujeres norteamericanas de 20 años o más, según la American Diabetes Association. Cualquier persona de 45 años o más deberá considerar hacerse un análisis por diabetes, especialmente si tienes sobrepeso. Si tiene menos de 45 años, pero tienes sobrepeso y tienes uno o más factores de riesgo adicionales deberás considerar hacerte el análisis, según la National Institutes of Health. Los factores de riesgo incluyen tener un historial familiar de diabetes, hipertensión arterial, síndrome de ovario poliquístico y dar a luz a al menos un bebé que pese más de nueve libras (4 kg).

Revisa: tus párpados

Si ves: pequeños bultos blandos que lucen blancos o acerados y ninguna cantidad de maquillaje para ojos puede quitarlos.

Esto podría significar: estos son pequeños depósitos de colesterol bajo tu piel, según dice Smith. Desafortunadamente, también señala que "al momento en el que aparecen, tus niveles de colesterol sea probablemente de 300 o más". (Los niveles de colesterol de menos de 200 son óptimos). Y al bloquear tus arterias, tus niveles altos de colesterol te ponen en serios riesgos de enfermedades cardíacas, que matan a una de cuatro mujeres en los EE.UU., según el National Institutes of Health.

Seguimiento: consulta a tu médico para que te haga un análisis de colesterol y pregúntale sobre cómo puedes reducir tus niveles. Reducirlo al 10 por ciento corta el riesgo de enfermedades cardíacas tanto como a un tercio, según señala Smith. Perder peso, hacer ejercicio regularmente y comer una dieta concentrada en frutas y verduras, granos enteros y grasas saludables puede ayudarte a reducir tu colesterol (y el riesgo de un ataque cardíaco). Si tu colesterol es hereditario y no se ve manejado por las conductas del estilo de vida, tu médico te puede prescribir drogas para bajar tus niveles.

Foto: iStockphoto

Más galerías de fotos



Escrito por k. aleisha fetters
Traducido por aldana avale