4 maneras de fomentar la creatividad en los niños

La creatividad produce mucho más que una obra de arte o una idea original. La capacidad de un niño para pensar creativamente promueve la libre expresión, la salud emocional, el crecimiento mental y el aprecio por la diversidad, habilidades y rasgos que son vitales para el desarrollo general del niño y el bienestar. Proporciona a los niños muchas oportunidades para el juego dirigido al niño y anima a los pequeños a acercarse, ver y pensar las cosas de una manera nueva e inusual para convertir las actividades comunes en otras que despierten la creatividad.

Juego de niños

El juego de roles, imaginativo y dramático anima a los niños a usar su imaginación, ver a través de los puntos de vista de otros y explorar sus sentimientos, promocionando la creatividad. Lleva a los niños en el patio de atrás y pretende que son piratas en busca de un tesoro. Proporciona trajes, ollas y cucharas para golpear u otros juguetes sencillos y fomenta a que los niños jueguen libremente con ellos en una actividad que no sea estructurada. Inspira a los niños a compartir o solucionar temas de sentimientos con el juego de títeres, o representen eventos comunes, pero intercambia los papeles para que los niños sean los padres y los padres pretendan ser los niños.

Arte improvisado

Al igual que la creatividad inspira el arte, las actividades de arte también pueden inspirar el pensamiento creativo. En lugar de interesar a los niños en actividades artísticas estructuradas con objetivos bien definidos, permíteles ser espontáneos y que decidan cómo irán las actividades. Proporciónales materiales abiertos que se puedan utilizar en una variedad de maneras. Combina frascos de pintura de tempera, por ejemplo, con diferentes tipos de papel, una gran variedad de cepillos, esponjas húmedas y secas, plumas y otras herramientas o adornos posibles, y deja que decidan qué obras de arte hacer con los materiales que les has ofrecido. Karen podría usar unas cuantas hojas resistentes, por ejemplo, como una herramienta para la aplicación de la pintura a una cartulina, mientras que Craig podría decidir utilizar la pintura como un adhesivo para pegar las hojas en papel de seda. Anima a los niños a ser espontáneos y auto-directivos de esta manera promueves la creatividad en ellos en todas las edades.

Juegos ridículos

Juega juegos imaginativos con los niños que los animen a pensar fuera de la caja, ver la vida desde un punto de vista diferente y expresar sus sentimientos a través del movimiento y las acciones. Un clásico juego de charadas desafía a los niños a representar e interpretar distintas personas, lugares y cosas de una forma nueva y única. Otra idea es colocar jugadores en un círculo, darle a cada uno una galletita o un aperitivo en forma de fruta y luego desafiar a los niños a "ser" ese animal o un objeto durante dos minutos después de consumirla, adoptando sus comportamientos, funciones y características. O bien, lee un cuento en voz alta y anima a los niños a actuar a medida que avanzas, que también reforzará su capacidad de comprensión.

Cuestionamiento imaginativo

El cuestionamiento creativo anima a los niños a pensar en las cosas de maneras nuevas e inusuales. Mira un libro de imágenes y haz a los niños preguntas abiertas, tales como "¿Qué están haciendo las personas en este cuadro?" O "¿Cómo crees que se sentirías ser la mariposa?" Para facilitar habilidades de pensamiento creativo juega un juego de adivinanzas dando instrucciones a los niños que cierren los ojos e identifiquen los diferentes elementos mediante el olfato, el gusto o el tacto. O, involucra a los niños en un proyecto de creación de recetas que les obligue a tener en cuenta los cambios. Si estás haciendo galletas, por ejemplo, pregúntales: "¿Qué podemos añadir para hacer que las galletas tengan un sabor más dulce?" O "¿Qué le daría a las galletas un color diferente?"

Más galerías de fotos



Escrito por debra pachucki | Traducido por carlos alberto feruglio