4 causas de conflictos familiares

La armonía familiar proporciona un sentido de pertenencia y un sentimiento de seguridad diferente a cualquier otro tipo de relación. Cuando los conflictos se producen, se amenaza esa seguridad. Si la des-armonía se inicia dentro de la unidad familiar o por fuentes externas, los miembros y la familia como tal pueden experimentar varias emociones y consecuencias negativas. Un conflicto sin resolver puede dañar irreparablemente un matrimonio y a toda la familia si los miembros no buscan ayuda.

Finanzas y empleos


La falta de finanzas para la recreación puede causar conflictos.

Una principal fuente de conflictos familiares es dentro del área de las finanzas, específicamente la falta de suficiente dinero para pagar las facturas, mantener la hipoteca o la renta, comprar suficientes alimentos y otras necesidades, y tener cualquier dinero extra para la recreación. Similarmente, los desacuerdos pueden producirse al determinar qué facturas pagar, cuánto pagar por ciertos elementos o cómo invertir el dinero. Un empleo o carrera, la principal fuente de las finanzas de una familia, puede contribuir a conflictos. Si el empleo de uno de los padres lo mantiene apartado de la casa la mayoría del tiempo, el cónyuge en casa con los niños se siente a menudo abandonado o abrumado. Si ambos padres trabajan, los niños pueden sufrir de una falta de vínculos y participación parental. A la inversa, si el padre se queda sin empleo, esto causa su propia forma de estrés y conflicto, ya que las finanzas escasean y la incertidumbre se establece para el futuro.

Rivalidad entre hermanos


La rivalidad entre hermanos es otra fuente de conflictos familiares.

Otra causa de conflictos familiares es la rivalidad inevitable que ocurre entre hermanos. Los niños generalmente buscan la atención y aprobación de sus padres, incluso si esto requiere chismorrear o algunas veces herir a un hermano. Si un niño expresa envidia de su hermano, si compite con él o lo molesta sin parar, está destinado a causar conflictos. Cada niño merece una igual cantidad de amor y aceptación parental, y a veces un padre puede favorecer a un hijo sobre el otro. Esto solamente intensifica el conflicto.

Disciplina infantil y rivalidad entre el padre y el hijo


El conflicto familiar se produce en una rivalidad entre padre e hijo.

Aunque el mutuo acuerdo en el tema de la disciplina infantil es crucial, la falta de consenso abre otra área potencial para un conflicto familiar. Si un padre actúa como el "Disciplinador", el otro padre generalmente se convertirá en el "consolador" al cual el hijo acude; esto a menudo coloca a un padre contra el otro. Normalmente se degenera en una situación de "papá dijo" contra un "mamá dijo". Similarmente, en el caso de disciplinar a adolescentes, un escenario de "padre contra adolescente" se produce frecuentemente, cuando los jóvenes no están de acuerdo (a menudo vehementemente) con las reglas establecidas por sus padres. Se produce una batalla de voluntades, estableciendo una rivalidad entre padre e hijo. Una variación peligrosa de este conflicto ocurre si uno o ambos padres se vuelve abusivos hacia su hijo bajo el disfraz de la disciplina. Igualmente, mientras los adolescentes se vuelven más grandes y fuertes y agresivos, pueden abusar de sus padres o de hermanos pequeños. Por supuesto, el uso de alcohol o drogas por los padres o adolescentes solo empeora este tipo de conflicto.

Suegros y familia extensa


La familia extendida puede contribuir a un conflicto familiar.

Abundan bromas y películas relacionadas con los conflictos entre suegros (especialmente con las suegras); sin embargo, cuando realmente te involucras en desacuerdos con tus suegros o familia extendida, no es cuestión de risa. Aunque es preferible respetar a tus mayores (padres y abuelos igualmente), esto puede ser difícil. Si los familiares interfieren frecuentemente en las decisiones y estilos de vida de tu familia, los conflictos pueden producirse.

Más galerías de fotos



Escrito por k. lee banks | Traducido por ana maría guevara