3 atajos en tu alimentación y en tu rutina de ejercicios que realmente funcionan

Descubre tres cambios que puedes implementar en tu vida diaria para mejorar tu salud.

En el mundo ajetreado de hoy, las personas siempre buscan obtener el mayor beneficio por su esfuerzo. Y esto no es distinto en el mundo de la salud y el acondicionamiento físico. Las personas quieren saber cómo optimizar sus rutinas de ejercicio y sus hábitos alimenticios para lograr los mejores resultados con el menor esfuerzo. He aquí tres cosas que puedes hacer para obtener el mayor provecho de tu plan dietético y de ejercicios.

1. Alimentación: Piensa en las proteínas

Los estudios de dietas y nutrición aparecen en los titulares de las noticias con mayor frecuencia que los Kardashian, lo que hace más difícil para las personas identificar estrategias nutricionales que tendrán un impacto real en su salud y en su cintura.

¿Qué cambios puedes implementar en tu alimentación para obtener los mejores resultados? Dan Trink, Director del área de Entrenamiento Personal en PEAK Performance en NYC dice que la respuesta es simple. Consume más proteínas y menos carbohidratos. Trink afirma que la mayoría de sus clientes consumen (sintiéndose culpables) demasiados carbohidratos y una cantidad insuficiente de proteínas en el desayuno.

Al sustituir los almidones y los alimentos de granos enteros con proteínas magras de alta calidad, crearás un ambiente fisiológico que tiene menos insulina, una hormona que bloquea la liberación de grasa de las células grasas. También te sentirás más satisfecho al comer. Además, maximizar la síntesis de proteínas en cada comida te permitirá asegurarte de que tus esfuerzos en el gimnasio generen los mejores resultados al construir músculos magros.

Este cambio en tu dieta puede ser tan simple como sustituir la parte superior de tu sandwich mientras agregas dos rebanadas de pechuga de pavo. Además, puedes intentar reemplazar el cereal, los pancakes o los waffles con huevos durante el desayuno.

2. Ejercicio: Entrenamiento con pesas

Cuando se trata de ejercitarse, tienes muchas opciones, desde correr descalzo hasta subirte a una bicicleta, clases barre y baile en tubo. ¿Pero cuál es el ejercicio que te da el mayor rendimiento?

La respuesta es el entrenamiento con pesas.

El entrenamiento con pesas tiene muchos efectos secundarios en tu fisiología. Sí, te hará más fuerte, eso es obvio. Además, el entrenamiento con pesas te ayudará a mantener un gran porcentaje de los músculos que has desarrollado con un gran esfuerzo mientras estás a dieta. Brad Schoenfeld, investigador y autor del Max Muscle Plan, afirma que el entrenamiento con pesas es la única forma significativa de mantener e incrementar la masa corporal magra mientras se envejece. Schoenfeld agrega que entrenar con pesas también desempeña un papel importante para desarrollar fuerza y densidad en los huesos durante el periodo de "optimización ósea" desde los 20 hasta la mitad de la década de los 30 años de edad. Más adelante es mucho más difícil mejorar la fuerza y la densidad de tus huesos

Por último, el entrenamiento con pesas quema más calorías durante y después de una sesión de ejercicios. Después de entrenar, tu cuerpo trata de recuperarse del déficit de oxígeno como resultado de tu sesión de entrenamiento. A pesar de la antigua creencia en la que se asegura que ejercitarte con pesas hará que tu cuerpo se vea grande y voluminoso, pero no es así. En realidad te verás delgado y juvenil.

3. Suplemento: Aceite de pescado

Hay muchos suplementos disponibles, y la mayoría presumen ser los mejores. Así que ¿cuál sería el suplemento ideal si tuvieras que elegir sólo uno? No hay duda, la respuesta es el aceite de pescado.

Los beneficios del aceite de pescado comienzan con sus propiedades anti-inflamatorias, ayudando también a reducir los niveles altos de triglicéridos y colesterol, prevenir enfermedades cardíacas, optimizar la pérdida de peso, y la lista continúa.

El aceite de pescado realmente tiene efectos en diversas áreas de la fisiología humana.

Espero que encuentres útiles estos cambios de hábitos simples y que te ayuden en tu camino al bienestar físico.

Foto: iStock

Más galerías de fotos



Escrito por mike roussell
Traducido por paulo roldan