11 truquitos para perder mucho peso

Casi todo mundo busca alternativas para perder peso que no involucren dietas para morirse de hambre o entrenamientos maratónicos. Los pequeños trucos en la dieta no te ayudarán a perder 10 libras (4.5 kg) en cinco semanas, pero hacer cambios a la forma en que te mueves, lo que comes y cómo lo comes puede contribuir muchísimo a que pierdas peso a largo plazo y de una forma más estable.

Bebe agua

Las calorías líquidas no sacian el hambre tanto como las sólidas, de acuerdo con un artículo publicado en diciembre de 2004 en el "Washington Post" titulado "Esas calorías líquidas". En este artículo, el profesor Richard D. Mattes de la Purdue Univeristy explicó que debido a que el cuerpo no responde de la misma forma a las calorías líquidas que a las que provienen de alimentos sólidos, las calorías líquidas no estimulan al cuerpo a reconocer cuando está saciado. Por lo tanto es recomendable que bebas agua si deseas perder peso.

Diario

Escribe en un diario todos los días todo aquello que comas y bebas, así como el momento en que lo consumiste. Esto no sólo te ayudará a ser consciente de ti mismo, sino que también puede subrayar deficiencias en tu dieta y revelar patrones dañinos como consumir botanas nocturnas o en fines de semana.

Evita la mantequilla

Untar mantequilla en tu pan puede ser un acto casi automático, pero es uno que tal vez quieras pensarte dos veces, ya que una sola cucharada sopera de mantequilla tiene 102 calorías. Si consumes 1 cucharada cafetera de mantequilla todos los días durante un año habrías ingerido 37.230 calorías, el equivalente a 10.6 lbs (4,8 kg).

Muévete más

Tal vez se te dificulte encontrar un tiempo para hacer ejercicio, pero trata de incorporar movimiento físico en tu rutina diaria incluso si no vas al gimnasio. Escoge subir por las escaleras, estaciona lejos del sitio al que vayas, levántate durante los comerciales de la televisión o invita a tu perro a una caminata extra. Estas actividades no te ayudarán a quemar muchas calorías si las realizas por separado, pero si te comprometes a moverte más cada día pronto verás los resultados.

Come en casa

Los restaurantes no sólo son caros, sino enemigos jurados de las dietas. Se ha avanzado mucho al exigir a las cadenas de restaurantes que informen a sus consumidores sobre el valor nutricional de sus alimentos, pero una investigación conducida por la Tufts University mostró que, en promedio, las comidas de restaurantes contenían 18% más de las calorías que reportaban. Si llevas una dieta de 1.500 calorías diarias, comer inadvertidamente 18% más calorías podría llevarte a ganar 28 libras (12.7 kg) en un año.

No ingieras comidas empacadas

El mismo estudio que mostró la alteración de datos calóricos por parte de los restaurantes señaló también que las comidas empaquetadas contienen en promedio 8% más de calorías de las que reportan en sus tablas nutricionales. Las comidas empacadas también tienen contenido sódico alto, lo que podría producir un incremento de peso por acumulación de agua.

Evita las bebidas

Más y más investigaciones señalan que el alcohol ofrece beneficios a la salud cuando se lo consume con moderación, pero eso no cambia el hecho de que tiene muchísimas calorías. Una cerveza regular tiene aproximadamente 149 calorías, por lo que beber una cada noche durante un año sumaría 54.385 calorías o 15,5 libras (7 kg).

Tentempiés

Podría parecer contraproducente consumir tentempiés cuando tratas de perder peso, pero la Mayo Clinic.com recomienda incorporar tentempiés saludables como frutas, vegetales, nueces, semillas, pretzels integrales de grano entero y productos lácteos bajos en grasa en tu plan para perder peso con el objetivo de prevenir comer impulsivamente.

Limpia tu casa

Saca la comida chatarra y todas las tentadoras golosinas de tu hogar. Es menos probable que consumas comidas poco saludables por la noche si tienes que correr a la tienda para comprarlas.

Siéntate a comer

Si sólo comes cuando te sientas en la mesa habrás dado un gran paso para alcanzar tus metas dietéticas. Imagínate cuántas calorías eliminarías: todas las que consumes cuando te sientas frente a la televisión o la computadora.

Cepíllate los dientes

Cepilla tus dientes en cuanto termines cada comida. Esto no sólo te ayudará a delinear un límite psicológico para dejar de comer sino que una vez que tus dientes estén limpios el sabor de la pasta de dientes hará que la mayor parte de los alimentos te sepan mal hasta que la pasta se desvanezca completamente.

Más galerías de fotos



Escrito por christine gray | Traducido por karly silva